Todos juntos
Un espacio propuesto por EQUIPO ECUMÉNICO SABIÑÁNIGO

lunes, 23 de octubre de 2017

ORACIÓN BREVE


Jesús, nunca te cansas de acogernos, siempre vas hacia nosotros, dondequiera que estemos. Y nos animas a amar a los demás con el mismo amor con el que nos llenas. AMEN

Ubi Caritas

Comunidad de Taizé



sábado, 21 de octubre de 2017

50 AÑOS DEL COMIENZO DEL DIÁLOGO TEÓLOGICO METODISTA-CATÓLICO

Encuentro cordial entre el Papa y líderes protestantes metodistas


El Papa ha recibido esta mañana a una delegación del Consejo Metodista Mundial al cumplirse medio siglo del inicio de los contactos teológicos entre católicos y metodistas.

«La bendición de estos últimos cincuenta años reside en la gracia que hemos descubierto los unos de los otros y que ha enriquecido a ambas comunidades.La tarea no ha terminado y estamos llamados, mientras continuamos caminando juntos, a mirar adelante», lo dijo el Papa Francisco a una Delegación del Consejo Metodista Mundial, a quienes recibió en audiencia, la mañana del jueves 19 de octubre, con ocasión del 50° Aniversario del inicio del diálogo teológico metodista-católico.

50° Años caminando juntos

En su discurso, el Santo Padre citando el libro del Levítico (25,10), resaltó la importancia de estos cincuenta años de diálogo teológico entre metodistas y católicos. «Estamos agradecidos a Dios –afirmó el Pontífice– porque en cierto sentido, podemos proclamar de haber sido liberados de la esclavitud de la extrañez y de la sospecha recíproca… Gracias a estos cincuenta años de diálogo paciente y fraterno –subrayó el Papa– podemos verdaderamente decirnos los unos a los otros, con las palabras del apóstol Pablo: «ya no somos más extranjeros» (Ef 2,19); no en el corazón, ni mucho menos en la pertenencia al Señor, sino en virtud del único Bautismo, que nos ha constituido en una fraternidad real. Si, somos y nos sentimos familiares de Dios».

Conscientes del diálogo

Recordando el Decreto sobre el Ecumenismo, Unitatis redintegratio, del Concilio Vaticano II, el Obispo de Roma señaló que, este documento nos exhorta aún hoy, a seguir profundizando en el conocimiento mutuo entre los cristianos de las diversas confesiones, con amor a la verdad, con caridad y con humildad. «El diálogo verdadero anima continuamente a encontrarnos con humildad y sinceridad –precisó el Pontífice– deseosos de aprender los unos de los otros, sin irenismos y sin fingimientos. Somos hermanos que, después de una larga separación –agregó el Papa– estamos felices de reencontrarnos y redescubrirnos mutuamente, de caminar juntos, abriendo con generosidad el corazón al otro. Así prosigamos, sabiendo que este camino está bendecido por el Señor: por Él ha iniciado y a Él se dirige».

La fuerza del testimonio de santidad

Evocando el tema de la santidad, tratado en el reciente documento de la Comisión, el Papa Francisco señaló el testimonio de John Wesley quien con su vida y su ejemplo ayudaba a muchos en el estudio de la Sagrada Escritura y la oración, aprendiendo así a conocer a Jesucristo. «Cuando entrevemos signos de vida santa en los demás, cuando reconocemos la acción del Espíritu Santo en las otras confesiones cristianas –subrayó el Santo Padre– no podemos que alegrarnos. Es bello ver como el Señor siembra largamente sus dones, es bello ver a hermanos y hermanas que abrazan en Jesús nuestra misma razón de vida. No sólo: los ‘otros familiares de Dios’ pueden ayudarnos a acercarnos todavía más al Señor y estimularnos a ofrecer un testimonio más fiel al Evangelio. Agradezcamos entonces al Padre también por cuanto nos ha concedido bien antes de los últimos cincuenta años, en los siglos pasados y en todo el mundo, en las respectivas comunidades. Dejémonos fortalecer recíprocamente por el testimonio de la fe».

Católicos y Metodistas, llamados a la santidad

En esto cincuenta años de diálogo, aseveró el Papa, la invitación anunciada en el Libro del Levítico, sobre «la proclamación de la liberación en la tierra para todos sus habitantes», resuena hoy, particularmente actual, sobre todo cuando la fe se hace tangible en el amor, en el servicio a los pobres y marginados. «Forma parte de la misma llamada a la santidad que, siendo llamada a la vida de comunión con Dios –afirmó el Papa– es necesariamente llamada a la comunión con los demás. Cuando, Católicos y Metodistas, acompañamos y ayudamos juntos a los débiles y marginados –a aquellos que, a pesar de vivir en nuestras sociedades, se sienten alejados, extranjeros, extraños– respondemos a la invitación del Señor».

La santidad nos conduce a una comunión mayor

Antes de concluir su discurso, el Papa Francisco afirmó que, mirando hacia el futuro tenemos una certeza: que no podemos crecer en la santidad, sin crecer en una comunión mayor. «Este es el camino que se abre con la nueva fase del diálogo –preciso el Pontífice– que está por iniciar sobre el tema de la reconciliación. No podemos hablar de oración y caridad si, juntos, no oramos y no nos empeñamos por la reconciliación o por la plena comunión entre nosotros. Que su trabajo por la reconciliación sea un don –alentó el Papa– y no sólo para nuestras comunidades, sino para el mundo: sea de estímulo para todos los cristianos a ser en todas partes ministros de reconciliación».

FUENTE:
http://infocatolica.com


viernes, 20 de octubre de 2017

INICIO CURSO ECUMÉNICO 2017-18 - ZARAGOZA


Desde Zaragoza nos envían la siguiente nota:

Queridos amigos:

Nos complace comunicaros que el próximo día 25 de octubre, miércoles, a las 19'30 horas y en el Monasterio de la Resurrección, Canonesas del Santo Sepulcro, calle Don Teobaldo nº 3 de Zaragoza, dará comienzo el acto ecuménico de oración con el que iniciaremos las actividades del curso 2017-18, y al que os invitamos a que asistáis.

Recibid nuestro más cordial saludo..

Delegación Episcopal de Ecumenismo y Diálogo Interreligioso.
Diócesis de Zaragoza
Secretaría



jueves, 19 de octubre de 2017

ENCUENTRO ISLAMO-CRISTIANO: CONSTRUIR LA PAZ



Encuentro Interreligioso

La Universidad de la Mística (Ávila), el Mufti Ghassan Lakkis (Byblos-Líbano), La Diócesis de Ávila, y la Fundación CITeS, organizan un encuentro interreligioso entre el cristianismo y el Islam, que lleva por título “Construir la Paz. Un reto para el cristianismo y el Islam”, y que se llevará a cabo del 17 al 19 próximos, en la Universidad de la Mística – Ávila.

Con este encuentro, además de favorecer el diálogo interreligioso y el mutuo conocimiento, queremos adentrarnos en la esencia de ambas religiones para evidenciar su gran valor en la construcción de una sociedad más solidaria, y sus aportaciones en la construcción de una verdadera paz social.

Lamentablemente las desviaciones que ambas religiones han sufrido en su historia, han oscurecido su verdadero valor y significado, tanto para la vida de los fieles como para las culturas. Con este encuentro queremos contribuir a la recuperación de su verdadero sentido.

Este encuentro Islamo- Cristiano que se llevará a cabo en la sede del CITES - "UNIVERSIDAD DE LA MÍSTICA" C/ Arroyo Vacas, 3 de Ávila,  los días 17 al 19 de noviembre, y que lleva por título: «Construir la Paz: Un reto para el Cristianismo y el Islam».

Dicho encuentro es promovido por nuestra institución, el Mufti de Byblos GHASSAN LAKKIS (Líbano), la Diócesis de Ávila, entre otros.

Los interesados pueden ponerse en contacto con nosotros a través de este correo electrónico, o tener más información y matricularse a través del siguiente link.


PROGRAMA

 





miércoles, 18 de octubre de 2017

ACTOS CON MOTIVO DEL 500 ANIVERSARIO DE LA REFORMA

ZARAGOZA

Iglesia Adventista

Viernes 20 de octubre 2017 - 20'00 h
TEMA: Juana I de Castilla: ¿loca o reformada?
Orador: José Antonio Ortiz (Doctor en Teología)

Sábado 21 de octubre 2017 - 10'00 h
TEMA : Miguel Servet: apóstol de la libertad de creencias
Presentan: Isabel Oliván Lorente (Psicóloga) y
Juan Ramón Jun queras Vitas (Periodista y teólogo)

Sábado 21 de octubre 2017 - 11’30 h
SERMÓN: Sólo Cristo: Fundamento de la Reforma
Orador: José Antonio Ortiz (Pastor Adventista)

Sábado 21 de octubre 2017 - 18’00 h
CHARLA-DEBATE: Impacto social de la Reforma
Orador: Javier Palos (Abogado)

Sábado 21 de octubre 2017 - 18’00 h
Ágape de confartenización

Lugar: 
Calle Alicante, 3
Zaragoza



SABIÑÁNIGO

CELEBRACIÓN ECUMÉNICA DE LA REFORMA

Sábado 28 de octubre 2017
12'00 Horas
Capilla Colegio Santa Ana
Sabiñánigo



ZARAGOZA

Iglesia Anglicana

Invitación.

Gracia y paz de parte de Dios nuestro Padre y de Jesucristo el Señor, a todos los de buena Voluntad.

Apreciados en Cristo:

La Iglesia Anglicana de España, representante de las Iglesias Luteranas Miembros de la Comunión de Porvoo, por medio de la presente le invita para conmemorar con nosotros los 500 años de la Reforma Protestante, con una oración ecuménica interconfesional, organizada por la comisión Luterano-católico romana y adaptada por nuestra Iglesia para nuestro uso común.

Lugar: Calle Santa Lucía 13
Fecha: Martes 31 de octubre del corriente
Hora: 17'30 horas

Del conflicto a la comunión: Conmemoración conjunta de la Reforma en el 2017.

Te esperamos.

A los responsables de iglesias y movimientos eclesiales, solicitamos confirmación de asistencia para asignar participación en la oración conjunta.

Suyo en el Señor

Rev. Noel Díaz
Parroquia San Andrés Apóstol
(Comunión Anglicana)


Parroquia San André​s Apóstol.
Iglesia Española Reformada Episcopal
(Comunión Anglicana)
Calle Santa Lucia 13
652 74 14 57 - 876 77 14 64
El León de Judá es nuestra Fortaleza.
Una Iglesia, Católica, Apostólica, Evangélica.



sábado, 14 de octubre de 2017

CELEBRACIÓN ECUMÉNICA DE LA REFORMA - SABIÑÁNIGO



El EQUIPO ECUMÉNICO SABIÑÁNIGO, tiene el gusto de invitaros al culto que, con motivo de la celebración del 500 aniversario de la Reforma, tendrá lugar en la capilla del Colegio Santa Ana, sito en la plaza Santa Ana nº 4 de Sabiñánigo, el sábado día 28 de octubre de 2017 a las 12'00 horas.

INVITACIÓN
Esta Invitación NO es personal, NI intrasferible,
es más, está muy bien visto que 
la compartas con quien desees






lunes, 9 de octubre de 2017

EL ECUMENISMO QUE VIENE

INAUGURACIÓN DEL CURSO ECUMÉNICO 2017-2018 EN SABIÑÁNIGO


El jueves pasado, día 5 de octubre, el EQUIPO ECUMÉNICO SABIÑÁNIGO inauguramos este Curso Ecuménico, para ello tuvimos la gran suerte de contar con Juan Pablo García Maestro, OSST, teólogro y ecumenista, del Instituto Superior de Pastoral- Universidad Pontificia de Salamanca, que nos deleitó con la charla que a continuación resumimos "El ecumenismo que viene" y la presentación del libro "Trinidad, Comunión y Unidad" que recoge las actas y experiencias del X Congreso Trinitario Internacional celebrado en Granada.


El acto inaugural fue conducido por Enric Aínsa, miembro del EQUIPO ECUMÉNICO SABIÑÁNIGO quien antes de la disertación de García Maestro realizó un breve recorrido por las actividades y actos que esán programados para este curso ecuménico.

EL ECUMENISMO QUE VIENE

Enric Aínsa en la presentación del acto
Quizá haya sido un atrevimiento por mi parte, haber titulado esta ponencia “El ecumenismo que viene”. Por supuesto que no soy un profeta ni tampoco puedo asumir este papel en el intento de aclarar el camino futuro del ecumenismo. El Espíritu Santo tiene sus propios planes y nos deparará sin cesar sorpresas. Pero una cosa es segura: el Espíritu Santo es fiel. Él ha dado el impulso inicial y podemos estar seguros de que llevará a su término lo que ha puesto en marcha. Reflexionar sobre el futuro del ecumenismo en la actual situación, afirma Kasper, no significa que haya que reinventar por completo el ecumenismo. Este se basa en la tarea que el propio Jesús nos encomendó. Está enraizado en el encargo del Concilio Vaticano II, que hizo de la unidad de todos los cristianos una de sus propiedades, como ya recordamos en el primer apartado. Como afirmó con razón el papa Juan Pablo II, y con otras palabras lo reiteró Benedicto XVI, el ecumenismo es un proceso irreversible. El ecumenismo tiene futuro no porque nosotros así lo queremos, sino porque Jesús lo quiere y porque su Espíritu nos apoya en esta tarea. 

El ecumenismo tampoco es un apéndice de nuestras tareas pastorales normales, ni un artículo de lujo para la acción pastoral: se trata más bien de la perspectiva para la entera vida de la Iglesia. Los principios católicos del ecumenismo, tal como lo formuló el concilio en el decreto UR, o sea, el ecumenismo de la verdad y la caridad, valen asimismo para el futuro. La caridad es el verdadero motor del ecumenismo (Benedicto XVI, Deus caritas est). La caridad, a su vez, se basa en la autorrevelación y la autocomunicación de Dios en Jesucristo. La tarea fundamental de la Iglesia consiste en transmitir y comunicar esta caridad, este amor al mundo. 

El ecumenismo y la misión tienen en la caridad el verdadero motor. El ecumenismo es el hermano gemelo de la misión. Desde la Conferencia Misionera Mundial de Edimburgo de 1910, sabemos que el principal obstáculo para misión son nuestras divisiones. De ahí que, también desde el punto de vista de la misión y de la nueva evangelización, en la Europa masivamente secularizada el ecumenismo constituye una singular urgencia. 

El diálogo ecuménico en la verdad no es sencillamente intercambio de ideas, sino de dones. El diálogo ecuménico no nos priva de nuestros respectivos tesoros, sino que aspira al enriquecimiento mutuo


No podemos hacer ni organizar la unidad de la Iglesia. La unidad que perseguimos no surgirá de debates teológicos en una comisión ecuménica, por muy útil y necesaria que también sea esta vía de acceso. La unidad es un don del Espíritu Santo. De ahí que el ecumenismo espiritual sea el corazón del ecumenismo y haya devenido cada vez más importante a lo largo de la última década. La oración por la unidad cristiana es el corazón de este ecumenismo espiritual. La abbé Paul Couturier decía que Ecumenismo significa dar testimonio de la oración de Jesús, participar en ella, hacerla propia

Paul Couturier hablaba de un monasterio invisible, en el sentido de una comunidad dispersa por el mundo entero en la que todos los individuos están, sin embargo, vinculados en la oración de Jesús por la unidad. 

El Ecumenismo que viene deberá poner en el centro de la reflexión el testimonio de la presencia del “Dios vivo”. Es de esperar, que la centralidad de Dios nos ayude a ubicar las divergencias aún más persistentes en el lugar que las corresponde, para no absolutizarlas bien por rutina apologética, bien por recaída en repliegues identitatarios, bien por medio al diálogo riguroso en la verdad. 

Juan Pablo García Maestro en un momento de su intervención

El Papa Benedicto XVI realizó en 2011 un viajé a su país natal, a Alemania. En aquella ocasión se encontró el 23 de septiembre con la delegación protestante en la ciudad de Erfurt. El encuentro se celebró en el que fuera convento agustino donde vivió Lutero como monje. Allí Benedicto XVI presentó como tarea primordial del ecumenismo la de salir justamente al encuentro de la secularización de la sociedad y del extrañamiento de Dios; una tarea común para mantener despierta la pregunta por Dios o contribuir a despertarla de nuevo. 

En relación con Lutero dijo: “Lo que le quitaba la paz era la cuestión de Dios, que fue la pasión profunda y el centro de su vida y de todo su camino. ¿Cómo puedo tener un Dios misericordioso? No deja sorprendernos en el corazón que esta pregunta haya sido la fuerza motora de su camino. ¿Quién se ocupa actualmente de esta cuestión, incluso entre los cristianos? ¿Qué significa la cuestión de Dios en nuestra vida, en nuestro anuncio? ¿Cómo me posiciono yo ante Dios, cómo se sitúa Dios respecto a mí? Esta pregunta candente de Lutero debe convertirse otra vez, y ciertamente de modo nuevo, también en una pregunta nuestra, no académica, sino concreta. Pienso que esta es la primera cuestión que nos interpela al encontrarnos con Martín Lutero. 

A esto se podría decir: ¿qué tiene esto que ver con nuestra situación ecuménica? ¿No será todo esto solamente un modo de eludir con muchas palabras los problemas urgentes en las que esperamos progresos prácticos, resultados concretos? A estos interrogantes, Joseph Ratzinger dijo: “Lo más necesario para el ecumenismo es sobre todo que, presionados por la secularización, no perdamos casi inadvertidamente las grandes cosas que tenemos en común, aquellos que de por sí nos hacen cristianos y que tenemos como don y tarea. Fue un error de la edad confesional haber visto mayormente aquello que nos separa, y no haber percibido en modo esencial lo que tenemos en común en las grandes pautas de la Sagrada Escritura y en las profesiones de fe del cristianismo antiguo. Ésta ha sido para mí el gran progreso ecuménico de los últimos decenios: nos dimos cuenta de esta comunión y, en el orar juntos, en la tarea común por el ethos cristiano ante el mundo, en el testimonio común del Dios de Jesucristo en este mundo, reconocemos esta comunión como nuestro común fundamento imperecedero”.

Concluyo con algunas indicaciones para el camino ecuménico. 

En primer lugar, creo que el ecumenismo se podría comparar al viaje de un avión. En el despegue rápido todos tenemos la esperanza de llegar a nuestro destino. No olvidemos siempre que el verdadero piloto es el Espíritu Santo, que hizo iniciar este viaje y que ciertamente lo conducirá hasta la meta. 

Pero la mejor imagen es la del camino de los discípulos de Emaús. En la situación ecuménica actual es fundamental que los cristianos, hombres y mujeres, que viven en comunidades cristianas diversas, estén en el camino hacia la unidad y hagan juntos todo lo que es posible hacer juntos. La experiencia ecuménica nos enseña que la unidad crece caminando y que estar en camino juntos significa practicar ya la unidad. El Papa Francisco lo ha expresado muy bien: “La unidad no vendrá como un milagro final: la unidad viene en el camino, la construye el Espíritu Santo en el camino”. Estar juntos en el camino, como los discípulos de Emaús. 

Sacerdotes y pastores juntos, católicos y protestantes,
testimonio de Unidad

El Ecumenismo auténtico vive en la mutua participación en la vida de los demás, también en su dolor (1 Cor 12, 26-27). Hoy estamos viviendo la realidad de muchos cristianos perseguidos. Los cristianos hoy no son perseguidos porque son protestantes o pentecostales, ortodoxos o católicos, sino porque son cristianos. El martirio hoy es ecuménico, y debemos hablar de un auténtico ecumenismo de la sangre. En efecto, la sangre de tantos mártires en el mundo actual no divide, sino que une. El Papa Francisco lo expresó así con este desafío: “Si el enemigo nos une en la muerte, ¿quiénes somos nosotros para dividirnos en la vida?”. En efecto, ¿no es humillante que los que persiguen a los cristianos a veces tengan una visión ecuménica mejor respecto de nosotros cristianos? Veo en la experiencia de la persecución y del martirio, común a todos los cristianos, el signo más convincente del ecumenismo hoy y del futuro. Pero cabe preguntarse si en Europa lo tomamos, en verdad, suficientemente en serio. 

¿Cómo acercarnos de verdad? 

En el intercambio de experiencias de sufrimiento, en el camino de Emaús, los discípulos se miran en busca de una palabra liberadora y dejan que se les ofrezca un compañero suyo de viaje para explicarles las Escrituras. De aquí surge la tercera indicación: nosotros cristianos nos acercamos más los unos a los otros cuando escuchamos juntos la palabra de Dios y hablamos de ella juntos. La Reforma, y el consiguiente cisma en el siglo XVI, estaban unidos a una interpretación controvertida de la Biblia y llegaron muy dentro de la Sagrada Escritura. Por esto, también la superación de la división y el restablecimiento de la unidad pueden llegar a ser posible sólo en el camino de una lectura común de la Sagrada Escritura. Por este prometedor camino, si nos sumergimos en el misterio de Jesucristo y de su palabra, seremos capaces de encontrar el camino de unos hacia otros en el que, en verdad, el otro es un bien para mí. 

Al final de mi reflexión, quisiera señalar que hoy reconocemos el íntimo misterio trinitario de Dios también en su creación: todas las cosas fueron creadas para llegar a ser, en la comunión creatural del Espíritu, un espejo de la vitalidad y belleza divinas. La creación es la comunión de todas las criaturas entre sí. Cada criatura actúa y coopera a su propio modo en la rica y variada comunidad creatural. El universo no es una pirámide monárquica, sino una gran comunidad, formada por muchas pequeñas comunidades y por su acción común. La civilización moderna se ha desgajado de la comunidad de la tierra, para así dominar a ésta, y comienza ya a destruirla. Necesitamos una nueva integración de la cultura humana en la naturaleza de la tierra, si es que queremos sobrevivir sobre esta misma tierra. 

A primeros de octubre de 1995 inició la Provincia Trinitaria de España Sur el primer congreso Trinitario celebrado en la Facultad de Teología de Granada. En ese primer congreso contamos con la presencia del teólogo alemán Jürgen Moltmann que nos habló “Del monoteísmo integrista, como religión del poder, a la compasión liberadora y solidaria: La experiencia trinitaria”. Al final de su ponencia nos decía a toda la Orden Trinitaria estas palabras: 

“La Iglesia de Cristo vive en la “comunión del Espíritu Santo”. La comunión del Espíritu Santo abarca también a la entera comunidad creatural. El Espíritu Santo nos convoca a una Iglesia ecológica. Una Orden que venera la Santa Trinidad debería oír no sólo los gemidos de los cautivos y encarcelados, sino también los gemidos de las encarceladas y hoy profundamente humilladas y explotadas criaturas (Rm 8) e integrar su propia comunidad en la más amplia comunidad de las criaturas. La experiencia trinitaria de Dios nos lleva afuera, a la amplitud de la creación. La Iglesia del futuro será una comunidad social y ecológica si reconoce el misterio del Dios trinitario”. 

A esto también quisiera añadir, que evidentemente la experiencia de la persecución y del martirio, común a todos los cristianos, es el signo más convincente del ecumenismo de hoy y del futuro. Pero también el ecumenismo del futuro será un “ecumenismo ecológico” que buscará la comunión, la unidad y la reconciliación con la más más amplia comunidad de las criaturas. 

Juan Pablo García Maestro, OSST
Instituto Superior de Pastoral - Universidad Pontificia de Salamanca

La prensa provincial se hizo eco de esta interesante inauguración:



domingo, 8 de octubre de 2017

FORO ESTRATÉGICO ECUMÉNICO SOBRE DIACONÍA Y DESARROLLO SOSTENIBLE

Responder a los desafíos mundiales: un foro ecuménico define una estrategia para la diaconía


El Foro Estratégico Ecuménico sobre Diaconía y Desarrollo Sostenible se ha reunido esta semana, con la participación de 130 pensadores de todo el mundo que han acordado buscar una visión común para las iglesias y fortalecer su capacidad de colaboración.

El foro, organizado por el Consejo Mundial de Iglesias (CMI), está teniendo lugar del 3 al 6 de octubre en el Centro Ecuménico en Ginebra. Su objetivo es fortalecer la colaboración ecuménica en la diaconía y el desarrollo, fomentar el establecimiento de estrategias para maximizar el impacto nacional, y proporcionar una hoja de ruta para el acompañamiento ecuménico de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

La moderadora del Comité Central del CMI, la Dra. Agnes Abuom, describió el foro como un aspecto esencial de nuestro camino juntos, ya que brinda la oportunidad de analizar el contexto y el impacto de varios ministerios. “Además, el foro ofrece la posibilidad de reflexionar y planificar juntos de cara al futuro, reconociendo nuestras diversas funciones y su interrelación”, dijo. “Es un tema de gran importancia para todos nosotros y para nuestras instituciones, pues está en consonancia con nuestras identidades y mandatos en cuanto organizaciones religiosas y con el movimiento ecuménico en general”.



En su presentación, el Rev. Dr. Olav Fykse Tveit, secretario general del CMI, observó: “En este mes de conmemoración de los 500 años de la Reforma, una aportación modesta a nuestra reflexión y acciones conjuntas para una nueva transformación del mundo en aras de la unidad, la justicia y la paz podría, quizás, expresarse en una décima parte de las tesis que iniciaron la transformación llamada ‘Reforma’”.

Tveit dijo que “cuando intentamos discernir los signos de nuestros tiempos, vemos muchas tendencias que apuntan a diversas búsquedas de la unidad”.

Y añadió: “Existe un sentimiento de formar un solo mundo gracias a las nuevas posibilidades de comunicación e intercambio de información, que conectan a las personas a través de espacios enormes y a veces ilimitados, pero que también hacen que el mundo sea un mercado globalizado dominado por unos pocos actores muy poderosos, algunos de los cuales con pocos o ningún principio ético o basado en valores”.

Asimismo, señaló que “existe un nuevo impulso para la unidad de la iglesia. La conexión entre una nueva búsqueda de la unidad y una nueva búsqueda de diaconía ecuménica debería ponerse de manifiesto en nuevas iniciativas en pos de una mayor responsabilidad mutua”.

Para concluir, dijo: “Para la constante renovación y reforma de las iglesias y las sociedades humanas, no podemos esperar a contar con figuras como Martín Lutero o Martin Luther King. Todos nosotros debemos ser –y todos podemos ser– agentes de cambio en pro de la unidad, la justicia y la paz”.

El Prof. Dr. Kjell Nordstokke hizo una presentación del documento “Diaconía ecuménica”, que recoge la larga experiencia en la práctica y la reflexión diaconales existente en el movimiento ecuménico. El texto también tiene en cuenta la contribución específica de determinados organismos diaconales; responde a desafíos políticos y sociales importantes que se plantean en el mundo actual; ofrece perspectivas teológicas; y propone medidas concretas para fortalecer la capacidad diaconal de las iglesias en colaboración con sus asociados ecuménicos.


El Rev. Jörgen Thomsen, representante de DanChurchAid, observó que cada vez hay más personas que empiezan a darse cuenta de que la religión tiene una influencia en las cosmovisiones y moldea el comportamiento, y muchas buscan colaborar con actores religiosos.

“Espero que en este diálogo seamos valientes”, afirmó. “El acto más audaz que se puede llevar a cabo es, de hecho, dar la bienvenida a alguien que no se conoce: bienvenidos sean quienes nos invitan a colaborar en pro del cambio”.

“Para nosotros, en la Federación Luterana Mundial, la colaboración solo puede definirse en términos de acompañamiento”, explicó el Rev. Martin Junge, secretario general de la FLM. “En tiempos de fragmentación y fallos de comunicación, nuestra capacidad de trabajar y permanecer juntos como aliados en la labor diaconal se convierte en un revelador testimonio del poder del Evangelio de Jesucristo en nuestros corazones”. Por otra parte, Junge hizo hincapié en la necesidad de invertir más en la educación y la formación teológicas.

El secretario general de la Alianza ACT, Rudelmar Bueno de Faria, observó que a lo largo del tiempo las iglesias han desempeñado un importante papel en la promoción del desarrollo en casi todos los continentes. “Es algo que no podemos ignorar, sobre todo si consideramos el capital social que pueden movilizar, voluntarios y otros”, dijo. “Nadie más puede hacer lo mismo”.

Estamos en una época de cambio, añadió. “Los conflictos van en aumento en todos los lugares, y la migración y los desplazamientos alcanzan récords. Nos enfrentamos a un populismo cada vez mayor en todos los rincones del planeta, a discursos de odio, a la exclusión, la discriminación, la xenofobia, el racismo y la homofobia”.

“Como iglesias y comunidades religiosas, no podemos permanecer en silencio”, concluyó. “Debemos actuar y hacernos oír”.



FUENTE:
http://www.oikoumene.org




sábado, 7 de octubre de 2017

"ACCIÓN DE GRACIAS POR LA COSECHA" "HARVEST THANKSGIVING "

"Harvest Thanksgiving" 
"Acción de Gracias por la Cosecha"


Desde LUX-MUNDI nos envían el siguiente comunicado e invitación:

Queridos amigos:

El domingo 15 de octubre a las 11'00 horas en Lux Mundi en la Avenida Moscatel, 1 de Torre del Mar (Málaga), celebraremos el servicio ecuménico "Acción de Gracias por la Cosecha" seguido de un fraternal almuerzo, donde compartiremos el plato que cada uno aporte. Así mismo, recordaros que durante todo el mes de octubre estamos recogiendo alimentos NO PERECEDEROS para entregar a los más necesitados a través de las entidades de caridad de la zona. Contamos con tu apoyo y asistencia.

Un saludo,

Dear Friends:

On Sunday, October 15 at 11:00 AM at Lux Mundi Torre del Mar, we will celebrate the ecumenical service "Harvest Thanksgiving" followed by a fraternal lunch, where we will share the food that each person brings. I would like to remind you that throughout the month of October we are collecting NON PERISHABLE food to deliver to the most needy people through the local charities. We hope to count on your support and attendance at the service.

Thank you,





ORGANIZA:








Avda. Moscatel 1 “I”
Tel: 952 54 33 34
Torre del Mar (Málaga)
luxmundi@lux-mundi.org
www.lux-mundi.org




viernes, 6 de octubre de 2017

ACTO DE SOLIDARIDAD CON GUINEA ECUATORIAL


La Comunidad Ecuménica Cristiana Jaume Masvidal nos invita al siguiente evento: 

ACTO DE SOLIDARIDAD CON GUINEA ECUATORIAL 

El acto consistirá en una mesa redonda sobre "El ecumenismo en misiones", con la participación de:
D. Miguel Domec 
(sacerdote y misionero católico)
D. Enric Ainsa 
(pastor y misionero evangélico). 

A continuación se realizará una exposición de dos proyectos de cooperación, listos para iniciar en Guinea Ecuatorial: 
  • un comedor social
  • un banco de alimentos 
Fecha: Viernes 13 de octubre de 2017. 
Hora inicio: 20'00 horas
Hora finalización: 21'00 horas
Lugar: Salón de Actos del Ayuntamiento de Biescas.

ORGANIZA:
Comunidad Ecuménica Cristiana Jaume Masvidal



lunes, 2 de octubre de 2017

LOS SALMOS EN LA ORACIÓN DE LA IGLESIA

Nuestros hermanos del rito Mozárabe nos envían las siguientes informaciones



Queridos amigos, tras el paréntesis veraniego recomenzamos el curso.

Recordad que todos sois bienvenidos al Curso de Formación permanente de los miércoles en la parroquia Concepción de Nuestra Señora en la calle Goya, 26 de Madrid (Metro Velázquez).

De hecho, estamos convocados este próximo día 4 de octubre 2017 a la 19'00 horas en el Salón Juan Pablo II.

Trataremos este cuatrimestre el tema: "Los salmos en la oración de la Iglesia"Es un tema bíblico-litúrgico que puede ser de interés común para todos los cristianos.

Pensando en los que por el trabajo no pueden asistir la Asociación "Gothia" organiza una vez al mes una Charla de formación permanente en la que intervendrán diversos ponentes. Comenzamos este sábado 7 de octubre a las 12'00 horas con el tema: "Orar con los ojos:contemplación del mosaico de St. Germigny des Prés", será impartida por el presbítero Manuel G. López-Corps.

Culto hispano-mozárabe ha comenzado cada martes a las 19'00 horas

Más información:
Sobre St. Germigny des Prés:


Sobre los salmos:

Introducción al libro de Salmos
2017 - POR SOCIEDAD BIBLICA

El libro de los Salmos (=Sal) contiene cánticos, poemas y oraciones nacidos de la experiencia religiosa de una comunidad que adora. El adorador, en los salmos, toma la palabra para dirigirse a Dios y compartir las experiencias y las aspiraciones más profundas del alma: luchas y esperanzas, triunfos y fracasos, adoración y rebeldía, gratitud y arrepentimiento; particularmente, el clamor que surge de la enfermedad, la pobreza, el exilio, la injusticia y toda suerte de calamidades y miserias que afectan a la humanidad.

Nuestro Señor Jesucristo utilizó los Salmos durante su ministerio. Así lo vemos, por ejemplo, con ocasión de la tentación en el desierto (Mt 4.6; cf. Sal 91.11–12) o en las enseñanzas del Sermón del Monte (Mt 5.7, cf. Sal 18.25; Mt 5.35, cf. Sal 48.2; Mt 7.23, cf. Sal 6.8). Además, los evangelios relatan que, en sus últimas palabras en la cruz, Jesucristo citó dos veces los Salmos (Mt 27.46 y Sal 22.1; Lc 23.46 y Sal 31.5).

A través de la historia, los Salmos han servido de inspiración tanto para la comunidad judía como para la cristiana. El pueblo de Israel dio expresión a su fe entonándolos en el templo de Jerusalén, y el judaísmo los hizo parte esencial del culto en la sinagoga. La iglesia los adoptó tal como estaban y, al recibirlos, los incorporó a la fe cristiana dándoles un sentido cristocéntrico. Las expectativas mesiánicas, originalmente centradas en el rey de la línea de David, fueron identificadas con Jesucristo (Hch 2.30).

El libro de los Salmos, compilado al regreso del exilio en Babilonia sobre la base de antiguas colecciones, incluye salmos que datan de un período que abarca más de seis siglos, desde los albores mismos de Israel hasta la era postexílica; además, fue el himnario que utilizaron los judíos durante la reconstrucción del templo de Jerusalén, conocido como el Segundo Templo, después del exilio en Babilonia. El nombre hebreo del libro es tejilim, plural de tejila, que significa “cántico de alabanza”. El título castellano “Salmos” se deriva de la Vulgata, donde recibe el nombre de Liber Psalmorum o “Libro de los salmos”. El latín, a su vez, lo toma de la Septuaginta (LXX), en la que este libro se llamaPsalmoi o “Cantos para instrumentos de cuerda”, a pesar de que solo unos pocos de ellos se identifican en el texto hebreo como “cantos para instrumentos de cuerda” (en hebreo mizmor). En ocasiones se da al libro el nombre de “Salterio”, derivado del griego, psalterion, que es el nombre del instrumento de cuerdas o “lira” que se usaba en la antigua Grecia para acompañar el canto.

La poesía hebrea

La poesía lírica gozó de gran popularidad en todo el antiguo Oriente próximo. Numerosos ejemplos de este género literario nos han llegado de Canaán (cuyos músicos y cantores gozaban de fama internacional), así como de Egipto y de Mesopotamia. Es evidente la contribución que en este sentido hizo Israel al mundo cultural de su tiempo. La poesía israelita abunda en la Biblia. Como ejemplos de este género véanse el Cántico de Moisés (Ex 15) y el Cántico del pozo (Num 21.17–18), el Cántico de Débora (Jue 5) y el Lamento de David a la muerte de Saúl y Jonatán (2 S 1.19–27). Asimismo, la Biblia se refiere a antiguas colecciones poéticas de las que solamente se conservan fragmentos, como «El libro de las batallas de Jehová» (Nm 21.14) y «El libro de Jaser» (Jos 10.13 y 2 S 1.18). Pero la mayor parte de la obra poética del antiguo Israel la tenemos en el libro de Salmos.
El estilo de la poesía hebrea no se semeja al nuestro. Sus estructuras son similares a las de los otros pueblos semitas de la antigüedad. Posiblemente, de todas las formas peculiares del género poético hebreo, el “paralelismo” sea la más fácil de reconocer en una traducción al castellano. La estructura paralela era una de las formas favoritas de crear belleza literaria. La poesía hebrea carece de rima a la usanza de la castellana; en su lugar, el paralelismo ofrece una especia de “rima de ideas”.

En general suelen distinguirse tres formas de paralelismo:

(a) Paralelismo sinónimo, que consiste en expresar dos veces la misma idea con palabras distintas, como en Sal 15.1:
Yhwh, ¿quién habitará en tu Tabernáculo?,
¿quién morará en tu monte santo?.

(b) Paralelismo antitético, que se establece por la oposición o el contraste de dos ideas o imágenes poéticas; p.e., Sal 37.22:
Porque los benditos de él heredarán la tierra
y los malditos de él serán destruidos.

(c) Paralelismo sintético, que se da cuando el segundo miembro prolonga o termina de expresar el pensamiento enunciado en el primero, añadiendo elementos nuevos, como el Sal 19.8:
Los mandamientos de Yhwh son rectos:
alegran el corazón;
el precepto de Yhwh es puro:
alumbra los ojos.
A veces, el paralelismo sintético presenta una forma particular, que consiste en desarrollar la idea repitiendo algunas palabras del verso anterior. Entonces suele hablarse de paralelismo progresivo, como en el caso de Sal 145.18:
Cercano está Yhwh a todos los que le invocan,
a todos los que le invocan de veras.

Géneros literarios en los Salmos

Una lectura atenta de los Salmos pone de relieve una serie de características de forma y contenido que permiten clasificarlos en grupos, de acuerdo con su género literario. Por otra parte, la identificación de estos géneros es muy importante para comprender los salmos adecuadamente.
Podemos distinguir en el Salterio las siguientes categorías de salmos:

(a) Himnos, utilizados en la alabanza a Dios (8; 15; 19.1–6; 24; 29; 33; 46; 47; 48; 76; 84; 93; 96–100; 103–106; 113; 114; 117; 122; 135; 136; 145–150). Se incluyen dentro de esta categoría dos subtipos de salmos: los himnos de entronización, que celebran a Dios como Rey de toda la creación (47; 93; 96–100), y los cantos de Sión, que expresan la devoción a Jerusalén y su santuario (46; 48; 76; 84; 87; 122).

(b) Lamentos o súplicas, tanto individuales, en petición de auxilio ante alguna aflicción física o moral (3–7; 9–10; 12–14; 17; 22; 25; 26; 28; 31; 38–39; 41–43; 51; 54–59; 61; 63; 64; 69–71; 77; 86; 88; 94; 102; 109; 120; 130; 139–143), como colectivos, cuando todo el pueblo implora ayuda en momentos de calamidad nacional, tales como una sequía, una epidemia o una grave derrota militar (44; 60; 74; 79; 80; 83; 85; 90; 123; 125–126; 129; 137).

(c) Cantos de confianza, en los que se expresa la certidumbre de la ayuda inminente de Dios (11; 16; 23; 27; 62; 131).

(d) Acciones de gracias, expresiones de gratitud por la ayuda recibida (30; 32; 34; 40:1–11; 63; 65; 67; 75; 92; 103; 107; 111; 116; 118; 124; 136; 138).

(e) Relatos de historia sagrada, que narran las intervenciones redentoras de Dios (78; 105; 106; 135; 136).

(f) Salmos reales, que pueden ser de diversos géneros y que se usaban en ocasiones especiales de la vida del monarca, tales como su coronación, su boda o alguna operación militar (2; 18; 20; 21; 28; 45; 61; 63; 72; 84; 89; 101; 110; 132; 144).

(g) Salmos sapienciales o didácticos, que son meditaciones sobre la naturaleza de la vida humana y de las acciones divinas (1; 37; 49; 73; 91; 112; 119; 127; 128; 133).

(h) Salmos de adoración y alabanza (15; 24; 50; 66; 68; 81; 82; 108; 115; 118; 121; 132; 134).

(i) Salmos de peregrinaje, que entonaban los peregrinos camino de Jerusalén o a su regreso de la Ciudad Santa (84; 107; 122).

(j) Salmos de género mixto (36; 40).

(k) Salmos acrósticos, que utilizan estructuras poéticas basadas en el alfabeto hebreo; cada verso comienza con una letra sucesiva del alfabeto (9–10; 34; 119).

(l) Imprecaciones. (Véase más adelante "Salmos imprecatorios")

Estructura y numeración de los Salmos

El Salterio está dividido en cinco libros, cada uno de los cuales termina con una doxología. A pesar de que estas doxologías hoy se numeran como versículos de un salmo, en realidad son elementos independientes que cierran cada uno de los libros, con excepción del Libro V en el cual el último salmo es la doxología, que, a su vez, cierra toda la colección. La organización de los libros y las doxologías es como sigue:
Libro 1 / Salmo 1.1–41.12 / Doxología 41.13
Libro 2 / Salmo 42.1–72.17 / Doxología 72.18–19 / Colofón 72.20
Libro 3 / Salmo 73.1–89.51 / Doxología 89.52
Libro 4 / Salmo 90.1–106.48 / Doxología 106.48
Libro 5 / Salmo 107.1–149.9 / Doxología 150.1–6
Este arreglo posiblemente está hecho a imitación del Pentateuco: los cinco libros corresponderían a los cinco rollos de la Ley. Es evidente que la compilación de los salmos en estas cinco grandes divisiones es el resultado de un complejo proceso de composición, lo que explica la repetición de algunos de ellos (cf. 14 y 53; 40.13–17 y 70; 57.7–11 y 108.1–5; 60.6–12 y 108.7–13).
La numeración de los salmos en el texto hebreo difiere de la utilizada en las versiones griega (LXX) y latina (Vulgata). Esta diferencia se debe a que algunos salmos han sido divididos y otros fusionados. Así, por ejemplo, los salmos 9 y 10 del hebreo corresponden al salmo 9 de las versiones griega y latina, mientras que los salmos 114 y 115 de la LXX corresponden al 116 del texto hebreo. [La liturgia de la Iglesia usa la numeración greco-latina] En esta edición, los salmos se citan de acuerdo con la numeración hebrea. El siguiente cuadro presenta en forma comparada ambas numeraciones:

Texto hebreo / Versíon griega (LXX)

1 a 8 / 1 a 8
9 / 9.1–21
10 / 9.22–39
11-113 / 10 a 112
114 / 113.1–8
115 / 113.9–26
116:1–9 / 114
116.10–19 / 115
117 a 146 / 116 a 145
147.1–11 / 146
147.12–20/ 147
148 a 150 / 148 a 150

Títulos hebreos de los salmos

Los títulos hebreos de los salmos contienen diversas informaciones. Unas veces hacen referencia a la persona a quien se atribuye la composición del poema, persona que, en casi la mitad de los casos, se identifica con el rey David (3–9; 11–32; 34–41; 51–65; 68–70; 86; 103; 108–110; 122; 124; 131; 133; 138–145). Otros salmos se atribuyen a Salomón (72; 127), a Asaf (50; 73–83), a los hijos de Coré (42; 44–49; 84; 85; 87 y 88), a Etán (89) y a Moisés (90). Hay 49 que son anónimos.
Algunos títulos ofrecen información sobre la música (por ejemplo, «Al músico principal: sobre Neginot», 4; 6; etc.). Desafortunadamente, el significado de un número de términos técnicos se ha perdido y no tenemos idea precisa de cómo traducirlos. Masquil (42; 44; 52–55; etc.), Mictam (16; 56–60) y Sigaión (7) parecen referirse a determinados tipos de salmos. Otros parecen referirse a la instrumentación musical, como en el caso de Neginot (¿instrumentos de cuerdas?, 4; 6) y Nehilot (¿flautas?, 5). Otros, en fin, que aparecen precedidos de la preposición «sobre», parecen ser los nombres de la tonada que se usaba con determinado salmo, p.e.: Ajelet-sahar («Cierva del amanecer», 22), Alamot (46), Gitit (8; 81; 84), Mahalat (53; 88), Mut-labén (9), Seminit (6; 12). En esta versión algunos de los nombres de las melodías se han traducido: «La paloma silenciosa en paraje muy distante» (56), «Lirios» (45; 69), «No destruyas» (57–59; 75). La palabra Selah, que aparece 71 veces en los Salmos, posiblemente significa “alzar” y parece indicar un interludio musical.

Salmos imprecatorios

Por último, no puede pasarse por alto que algunos salmos resultan particularmente duros para los oídos cristianos [por ello, generalmente, no se utilizan en la liturgia]. A veces los salmistas se encuentran totalmente indefensos frente a la maldad, la opresión y la violencia, y por eso no solo claman al Señor, que es el único que puede salvarlos, sino que también piden a Dios que haga caer sobre sus enemigos los peores males. Así se unen en un mismo salmo las súplicas más ardientes y las más violentas imprecaciones (cf. Sal 58.6–11; 83.9–18; 109.6–19; 137.7–9).
Las dificultades que plantean estos pasajes son evidentes, y por eso es necesario tratar de comprenderlos situándolos en su verdadero contexto. Para ello es preciso recordar, en primer lugar, que los salmos se formaron bajo el régimen de la antigua ley, cuando Jesús aún no había revelado que el mandamiento del amor al prójimo incluye también el amor al enemigo (Mt 5.43–48; cf. Ro 12.17–21). Además, provienen de una época en la que todavía eran insuficientes y rudimentarias las ideas sobre la vida más allá de la muerte y la recompensa reservada a los justos en la vida eterna (véase Sal 6.5 n.). En efecto, según las ideas corrientes entre los antiguos israelitas, las buenas y malas acciones eran recompensadas en la vida presente, y el malvado debía recibir su castigo lo antes posible, a fin de que se pusiera de manifiesto que hay un Dios que juzga en la tierra (Sal 58.11).

Finalmente, el cristiano no puede dejar de reconocer el hambre y sed de justicia que se expresan en esas súplicas al Señor para que se manifieste como Juez justo (cf. Jer 15.15). El amor a los enemigos no significa indiferencia frente al mal, y cuando triunfan la injusticia, la violencia, la opresión a los más débiles y el desprecio a Dios, el cristiano puede decir al Señor:

«¡Engrandécete, Juez de la tierra;
da el pago a los soberbios!
¿Hasta cuando los impíos,
hasta cuando, Yhwh, se gozarán los impíos?» (94.2–3).

CÁNTICOS DE LA BIBLIA

Cánticos de Moisés Ex 15.1–18; Dt 31.30–32.52
Cántico de María Ex 15.19–21
Cántico de marcha de Israel Nm 21.17–20
Cántico de Débora y de Barac Jue 5.1–31
Cántico de Ana 1 S 2.1–10
Cántico de recibimiento a David 1 S 18.7
Canto fúnebre de David 2 S 1.17–27
Cántico de liberación (de David)2 S 22.1–51
Canto al viñedo del amigo Is 5.1–7
Cántico de regocijo en Judá Is 26
Canto de Ezequías Is 38.9–20
Canto I del siervo de Yhwh Is 42.1–9
Himno de victoria Is 42.10–17
Canto II del siervo de Yhwh Is 49.1–7
Canto III del siervo de Yhwh Is 50.4–11
Canto IV del siervo de Yhwh Is 52.13–53.12
Canto de María (Magnificat) Lc 1.46–55
Canto de Zacarías (Benedictus) Lc 1.67–79
Canto de los ángeles por el
nacimiento de Jesús Lc 2.14
Canto de Simeón (nunc dimittis) Lc 2.29–35
Humillación y exaltación Cristo Flp 2.6–11
Cantos de alabanza al Cordero Ap 5.9–10, 12–13
Canto del Cordero Ap 15.3–4