Todos juntos
Un espacio propuesto por EQUIPO ECUMÉNICO SABIÑÁNIGO

miércoles, 16 de agosto de 2017

"LA IGLESIA NO EXISTE PARA SÍ MISMA"

El teólogo Samuel Escobar habla sobre unidad, diversidad y misión, uno de los temas planteados durante el 8º Congreso Evangélico celebrado en Madrid.

“La iglesia no existe para sí misma”


En el recientemente celebrado 8º Congreso Evangélico, el teólogo Samuel Escobar presentó una ponencia sobre la unidad y diversidad de la iglesia. 

Tomando como base la reflexión sobre este tema preparada en la ponencia preparada desde la organización, Escobar habló sobre el desafío para la iglesia española de la diversidad, la multiculturalidad, o cuáles son los principios sobre los que se puede construir la unidad. 

Samuel Escobar destacó el hecho de que la ponencia -“un trabajo excelente”- haya sido preparada “por personas de distintas denominaciones, lo que quiere decir que hay un grado de aceptación mutua y trabajo común, gracias a Dios”.

En una entrevista posterior concedida durante la celebración del 8º Congreso Evangélico, el teólogo peruano afincado en España explicó que el desafío de la unidad no es nuevo, sino que está presente en la iglesia desde su fundación. Además apunta a la necesidad de tener clara la misión evangelística para no perder la verdadera esencia de una iglesia que “no existe para sí misma”. 

Si hay algo que podría definir a Samuel Escobar, es su trabajo en torno al concepto de misión. ¿Está de acuerdo?

La verdad que enseño sobre misiones, y he tenido experiencia en distintos países y ámbitos. Es notable el parecido de ciertas situaciones a la época bíblica. Por ejemplo, el primer problema que se presenta en la iglesia de Jerusalén, era entre las viudas que hablaban griego y las que hablaban en hebreo. El amor en Cristo, sin embargo, parece que no se manifestaba en un tratamiento más justo. Cuando la iglesia piensa en su misión, en una realidad como la de España, este asunto de la multiculturalidad, de la identidad, se presenta como un gran desafío.

¿Cuales son los puntos candentes en este aspecto de la diversidad, para que la identidad en Cristo nos una?

Como se ha dicho en el Congreso, lo que nos aleja es que la búsqueda de identidad nos hace regresar a lo que es distintivo nuestro, y así excluimos al otro. Nos definimos por exclusión. Ahí hay un desafío pastoral. Porque en Efesios se nos dice que en Cristo se acaban las diferencias. Por eso, hay un punto en el que tenemos que cambiar cuando conocemos al Señor.

Algo que remarcó en su ponencia es que cuando buscamos recuperar la identidad, a veces nos centramos tanto en la Reforma que olvidamos toda la historia de la iglesia que hubo desde el primer siglo hasta entonces.

Es importante que los evangélicos recuperen la noción de que ha habido esfuerzos de búsqueda de Reforma antes de Lutero en España. La misma reina Isabel es una mujer devota. Elevó al Cardenal Cisneros a un lugar de importancia porque quería reformar la iglesia, una iglesia corrupta y con mucha ignorancia en el clero. De hecho Cisneros funda la Universidad de Alcalá, en parte, para que allí se enseñe a los sacerdotes. La Biblia Complutense que preparó Cisneros fue un trabajo tremendo. Estuvo listo antes de que Lutero pusiera las 95 tesis. Cisneros dijo que se podía encontrar en la Biblia una fuente más segura, más pura, para la fe cristiana; lo que desde luego es un principio reformado.

En la identidad, ¿como definimos los límites de lo que somos? ¿En qué punto podemos decir lo que somos, y lo que no somos?

El desafío es tratar de encontrar la nueva identidad en Cristo. Este es el énfasis del texto bíblico. Esto muchas veces lo memorizamos o lo cantamos, pero mientras no aparece el problema de una realidad multicultural, no nos lleva a un cambio. Pero cuando llega este problema, el texto nos pide que cambiemos. Se vuelve un desafio. Estamos en esa etapa. Las iglesias españolas han ido respondiendo con diferentes grados de precisión a este desafío. 

En el conflicto que hubo en la iglesia de Jerusalén que antes mencioné, la solución tuvo dos aspectos. Por una parte, el reconocimiento y la aceptación del otro, para que se hiciera justicia. Pero también la creación de una estructura que pidera llevarlo a cabo, por medio de los diáconos.

Así la estructura se pone al servicio de la iglesia, y no al revés, ¿es así?

La misión ha surgido en ámbitos donde hay vitalidad espiritual, pero también ha habido creatividad en la creación de estructuras. El ejemplo de Wesley es tremendo. Tiene una experiencia de vitalización espiritual, pero al mismo tiempo, es un hombre práctico. Predica, y a la vez se da cuenta de que es necesario que haya otros que prediquen. Entonces empieza a escribir los sermones, y luego crea las estructuras de la iglesia y la misión. De esta forma La misión ha encontrado una estructura creativa. El genio del misionero ha sido crear las estructuras necesarias para, en obediencia al Señor, continuar.

¿Cuál es la esencia de la iglesia que nos puede orientar ante este desafío de la unidad en la diversidad?

Podemos usar de manera didáctica la forma en la que la iglesia tiene que ser “una, santa, católica y apostólica”, que es una forma de poder entender lo que la iglesia debe ser de cara al futuro. La iglesia siendo “Una”, porque la iglesia tiene que tener la unidad, donde Cristo nos hace aceptarnos unos a otros. “Santa” es la dimensión ética. La iglesia tiene una conducta digna del evangelio, lo que implica toda una pastoral para guiar a las personas a aprender cómo se vive la nueva vida. “Católica”, que significa universal: es decir, que la iglesia del Nuevo Testamento tiene variantes. No significa que la iglesia es algo impuesto desde Roma, sino la convivencia de diferentes percepciones, teniendo a Cristo en el centro. Y finalmente, “Apostólica”, que tiene que ver con el mensaje de los apóstoles y su actitud: este mensaje no es para nosotros, sino que hay que compartirlo. La iglesia no existe para sí misma, existe para servir al Señor e ir a los perdidos.

Descargar ponencia del VIII Congreso Evangélico,
"La Iglesia, su unidad y diversidad"
Enlace:

lunes, 14 de agosto de 2017

TEXTO BÍBLICO COMENTADO


Lucas 18, 15-17 : Una confianza muy sencilla

Le acercaron también unos críos para que los bendijera. Los discípulos al verlo les reprendían. Pero Jesús los llamó diciendo : « Dejad que los niños se acerquen a mí y no se lo impidáis, pues a esos tales les pertenece el reino de Dios. Os aseguro que quien no reciba el reino de Dios como un niño no entrará en él. » (Lucas 18, 15-17)

En este pasaje, algunas personas importunan a Jesús y sus discípulos al llevarles unos niños pequeños. Mientras que los discípulos manifiestan su disgusto, para Jesús esta situación, que no había elegido, se convierte en una oportunidad. Acoge la situación y a los niños y extrae de ello una lección : el Reino de Dios pertenece a quien lo acoge como un niño.

¿Qué caracteriza a los niños ? En primer lugar, el hecho de que no pueden cubrir por sí solos todas sus necesidades. Si en la Biblia los huérfanos, junto con las viudas y los extranjeros, son los pobres y débiles por excelencia, es precisamente porque no tienen a nadie que defienda sus derechos y no son capaces de hacerlo por sí mismos.

Los niños pequeños deben, con mayor o menor frecuencia en función de su edad, recurrir a alguien que les ayude a lograr lo que quieren o que les dé lo que les falta. Ponen su confianza en la capacidad de la otra persona para resolver una situación que les supera. Y cuando los padres no quieren o no pueden aportar la solución esperada, los pequeños expresan a grandes gritos su disgusto.

También en nuestras vidas de adultos tenemos carencias que no podemos suplir por nosotros mismos. Aprender de los niños significa aprender a confiar y a recibir nuestras vidas. ¡No necesitamos autorealizarnos! En lugar de considerar nuestras vidas como un recurso a explotar al máximo, podemos acoger agradecidos lo que nos es dado vivir. Esto nos conducirá asimismo a nuevas relaciones con los demás y con toda la creación.

Ya sería un paso confiar en algo más fuerte que nosotros y aceptar recibir nuestra vida de alguien capaz de aportarnos la plenitud que nos falta. Pero Jesús nos propone algo distinto: acoger a lo más débil y abrirnos a lo limitado.

El reino de Dios viene con poder, pero muy a menudo se manifiesta bajo la apariencia de la debilidad. En ocasiones el amplio horizonte se nos abre por medio de lo que parece más limitado. Jesús nos propone acoger esta debilidad y estas limitaciones y da ejemplo él mismo. En lugar de ver en los niños una situación molesta o una pérdida de tiempo, se deja importunar y descubre una oportunidad de profundizar en su enseñanza, una nueva posibilidad de expresar su mensaje.

No sólo acoge a los niños, sino que se identifica con ellos. En otro momento de su vida, coge a un niño, lo pone en medio de la gente y dice, « Quien acoge a este niño, a mí me acoge » (Lucas 9, 48). En Jesús, Dios se muestra a sí mismo como el débil, el necesitado. En Jesús, se convierte en la víctima de las fuerzas de este mundo. Es así como trae su reino. Este es el mensaje de la cruz : el poder de Dios se revela en la debilidad y la muerte de Jesús nos da la vida.

El Evangelio nos invita a acoger una plenitud de vida que vendrá de alguien más fuerte que nosotros. Para descubrirla, nos llama a abrirnos a lo que hay de débil y de limitado en nuestras vidas y en las de los demás. Si escuchamos esta llamada desde la sencillez y la confianza, encontraremos una fuente de esperanza, creatividad y alegría.
  • ¿Qué características de los niños me parecen las más importantes? ¿Cómo es posible « hacerse como un niño » sin dejar de ser un adulto maduro?
  • ¿Dónde he visto el poder de Dios revestido de la debilidad humana?
  • ¿De qué maneras puedo acoger la los indefensos y vulnerables en mi vida? ¿Qué cambiaría esto en mí?
Comunidad de Taizé



sábado, 12 de agosto de 2017

TRINIDAD, COMUNIÓN Y UNIÓN



por Ángel Hernández


El X Congreso Trinitario de Granada se celebró del 24 al 26 de noviembre de 2016 bajo el título “Trinidad, Comunión y Unidad, el ecumenismo que viene” en la Facultad de Teología de Granada. Fue una oportunidad eclesial y académica para reflexionar sobre las consecuencias ecuménicas de vivir la fe cristiana desde el encuentro personal con el Dios Trino que nos dirige a la comunión en la vida con otros, más allá de los elementos que nos distinguen y a la unidad y relación con las personas más allá de la diversidad que siempre es riqueza y nunca obstáculo para la relación.

Una de las claves que orientaron el Congreso fue que el ecumenismo ha de superar el nivel exclusivamente académico, pues la Trinidad, más allá de lo conceptual, nos abre a una relación personal y que, en el momento actual, la sangre de los mártires exige de nosotros superar lo confesional, que es adjetivo, y encontrarnos en lo sustantivo que es lo que nos da como cristianos identidad, comunión y unidad. La sangre de Cristo es la que nos exige comunión entre todos y unidad como cuerpo, y es también la sangre de los mártires la que nos dirige a una vivencia de la fe que nos ayude a superar los límites confesionales.

El Congreso ofreció seis ponencias de gran calado teológico y dos mesas redondas centradas en el ecumenismo de la sangre y aportaciones de algunos de los movimientos eclesiales ecuménicos.

Una de las ideas marco que todos pudimos coser en nuestro corazón fue la de Jurgen Moltmann citada por el profesor de la Facultad de Teología de Salamanca y del Instituto Superior de Pastoral de Madrid y Director del Congreso Juan Pablo García Maestro, que dio sentido al subtítulo de las jornadas ‘Ecumenismo que viene’: "El ecumenismo nace, solamente, en donde nos encontramos bajo la cruz de Cristo y nos descubrimos en ambas partes como hermanos bajo la cruz, como hambrientos en nuestra propia pobreza y como prisioneros en nuestro común pecado. Debajo de la cruz no nos veremos clasificados como protestantes, católicos u ortodoxos. Allí serán salvados los sin Dios, perdonados los enemigos, liberados los prisioneros, enriquecidos los pobres y cobrarán esperanza los infelices".

El ecumenismo de la sangre nos abrió a la difícil realidad de la persecución que va más allá de los principios teóricos y nos obliga a abrirnos a lo sustantivo y a la comunión de los elementos que verdaderamente nos unen a todos los cristianos. En la realidad de persecución y martirio no hay lugar para sacar brillo a lo adjetivo confesional, sino que es momento de reconocernos todos, miembros de la misma familia y llamados a una misma meta. Fue conmovedor el testimonio de Mons. Antoine Audo, obispo de Alepo y presidente de Cáritas de Siria, que citando a Pascal nos dijo que "Jesús estará en agonía hasta el fin del mundo. No hay que dormir durante este tiempo’, pues ‘en cuanto cristianos de Oriente Medio, minoritarios y amenazados por toda clase de violencias, pero portadores de las riquezas de nuestra historia cristiana y seguros de la esperanza que no defrauda, tratamos de vivir una doble fidelidad en este lugar tan turbado en el que la divina Providencia nos ha colocado: ¡mediante la conversión a Cristo, tratamos de ser cristianos juntos, y mediante una atención caritativa a nuestro prójimo, deseamos ser ciudadanos juntos!". Recoge perfectamente la actitud y dimensión teológica y vivencial del ‘ecumenismo que viene’: vivir compartiendo y reconociendo en el otro la realidad sustancial cristiana que me hace su hermano y del que puedo enriquecerme de su experiencia cristiana confesional.

El Congreso Trinitario nos dio la oportunidad de mirar a Dios en Cristo por el Espíritu Santo, redescubriendo el sentido ecuménico de la Trinidad, que genera relaciones, aplicando una eclesiología Trinitaria en perspectiva ecuménica que nos llevará a una espiritualidad que nos ayude a confesar la Fe común y a hacerla misión en unidad.

La reflexión del profesor Eloy Bueno de la Fuente al hablar de la unión para la misión sirve de conclusión: "Las Iglesias no pueden refugiarse en sus propias confesiones y vivir en el auto-aislamiento. Deben coexistir porque de otro modo no pueden existir de modo significativo. Deben interactuar, porque en caso contrario no pueden actuar de modo adecuado. Deben compartir sus experiencias y sus recursos pues de otro modo no podrían crecer. Las declaraciones doctrinales consensuadas no conducirán a las Iglesias a una unidad plena y visible y a un testimonio creíble, simplemente las ayudarán ‘a lo largo del camino".

‘El Ecumenismo que viene’ tiene que ver con las relaciones, con el encuentro, con el compartir dones y espacios, que nos ayuden a conocernos, a relacionarnos, a descubrir y enriquecernos con los dones de los otros; "el ecumenismo del futuro será un “ecumenismo ecológico” que buscará la comunión, la unidad y la reconciliación con la más amplia comunidad de las criaturas". La misión de evangelizar no nace en la Iglesia, sino en Dios, por ello, el esfuerzo no lo debemos poner en lo eclesial, en lo confesional. La Iglesia, en la diversidad de confesiones, se ha de colocar bajo la Cruz de Cristo y entender que Dios y la fe no es propiedad de nadie. La respuesta de Dios a la división que encontramos en el mundo que genera mucho sufrimiento y dolor es la entrega de Jesús en la Cruz, por ello, dentro de la Iglesia de Jesucristo debemos alimentar y vivir el ecumenismo de la verdad y la caridad.

Concluyó el Congreso con el concierto de Migueli, cantautor cristiano, que nos lanzó un mensaje de unidad, inclusión e integración y compromiso con la apertura y diálogo ‘al otro’, que siendo diferente, no es adversario, sino riqueza y apoyo.

Gracias a la Orden Trinitaria por permitirnos durante esos tres días el reflexionar, desafiarnos y relacionarnos en torno a la idea de un Dios Trino que crea comunión y unidad.











Ángel Hernández Ayllón, sacerdote católico romano, vicario episcopal de pastoral, delegado de ecumenismo Diócesis Osma-Soria




viernes, 11 de agosto de 2017

CONSTRUCTORES DE PAZ

Reproducimos el Boletín Nº 6 - 10 de Agosto de 2017 de Constructores de Paz que hemos recibido desde Argentina


CONSTRUCTORES DE PAZ

"FELICES LOS QUE TRABAJAN POR LA PAZ"


Boletín Nº 6 - 10 de Agosto de 2017
Responsable: Dr. Eduardo Castro
Colaboradores en este número: Lic. Nancy Falcón, Rab. Arieh Sztokman


EN ESTE NÚMERO
  • Editorial
  • Oración Interreligiosa por la Paz
  • Islam: El Diálogo Interreligioso como forma de construir la Paz
  • Discurso del Papa Francisco a los participantes en la Conferencia Internacional para la Paz

EDITORIAL

"Hoy se necesitan constructores de paz, no de armas; hoy se necesitan constructores de paz, no provocadores de conflictos; bomberos y no incendiarios; predicadores de reconciliación y no vendedores de destrucción" (Francisco) Las palabras del papa Francisco directa a nuestro corazón, y al corazón de todos aquellos que sienten el imperioso anhelo de construir la paz en un mundo que parece haber perdido el rumbo, hoy más que nunca nos convoca a renovar nuestro compromiso de trabajo constante por una autentica fraternidad en todos los ámbitos de nuestra sociedad.
Queremos destacar y agradecer la colaboración del Rabino Arieh Sztockman y de la Lic. Nancy Falcón de la comunidad Islámica, con quienes compartimos el ideal de Francisco expresado en sus palabras: "juntos declaramos el carácter sagrado de toda vida humana frente a cualquier forma de violencia".

Paz, Shalom, Salam.



ORACIÓN INTERRELIGIOSA POR LA PAZ
Rabino Arieh Sztockman

Dios nuestro y de nuestros antepasados, Dios de Abraham, Dios de Itzjak, Dios de Yaacov, Dios de Jesus. Dios de Muhammad, Dios de todo lo existente, Dios misericordioso, Señor del Universo y de la historia humana.

Todo lo que has creado es bueno, y Tu compasión por el hombre, que te abandona una y otra vez, es inagotable.

Venimos hoy a implorarte que ampares al mundo y a sus habitantes con la paz, alejando de él, el destructivo oleaje del terrorismo, las bombas arrojadas por distintos países que hacen temblar la paz existente, restaurando la amistad y derramando en los corazones de tus criaturas el don de la confianza y la prontitud para perdonar.

Dador de la vida, te pedimos también por todos los que han muerto, víctimas de los brutales ataques terroristas y de las bombas que han sido arrojadas. Concédeles la recompensa y la alegría eternas. Que intercedan por el mundo, sacudido por la angustia y desgracias.

Te rogamos por los heridos en los distintos lugares del planeta tierra que otrora creaste: los niños y los jóvenes, las mujeres y los hombres, los ancianos, las personas inocentes y los que han sido agredidos por casualidad. Sana su cuerpo y el corazón, que se sientan fortalecidos por Tu consuelo, aleja de ellos el odio y el deseo de la venganza.

Espíritu Consolador, visita a las familias que lloran la pérdida de sus familiares, víctimas inocentes de la violencia. Cúbreles con el manto de tu divina misericordia. Que encuentren en Ti la fuerza y el valor para continuar siendo hermanos y hermanas de los demás.

Mueve los corazones de los seres humanos para que vuelvan a la senda de la paz y el bien, el respeto por la vida y la dignidad de cada ser humano, independientemente de su religión, origen o status social.

Dios, Eterno Padre, escucha compasivo esta oración que se eleva hacia Ti entre el estruendo y la desesperación del mundo. Llenos de confianza en tu infinita Misericordia, nos dirigimos a Ti con gran esperanza, suplicando el don de la paz y pidiendo que alejes de nosotros el miedo a una guerra entre hermanos.

Amén.


ISLAM: EL DIÁLOGO INTERRELIGIOSO COMO FORMA DE CONTRUIR LA PAZ.
Lic. Nancy Falcón - Centro de Dialogo Intercultural Alba

Bismillah al Rahman al Rahim.

En el nombre de Dios, el Clemente y Misericordioso.

En el Corán, la diversidad es un signo de la capacidad creadora de Allâh: Y entre Sus portentos está… la diversidad de vuestras lenguas y colores.
(Corán 30: 22)

Así también la diversidad en las formas de adoración a Allah: Hemos asignado a cada comunidad formas de adoración [distintas], que deberían observar.
(Corán 22: 67)

Todas las religiones reveladas son vías de salvación legítimas: Ciertamente, los que creen [en esta escritura divina], los que profesan el judaísmo, los cristianos y los sabeos —todos los que creen en Allâh y en el Último Día y obran con rectitud— tendrán su recompensa junto a su Sustentador; y nada tienen que temer ni se lamentarán.
(Corán 2: 62)

Estas formas de adoración ­—diversas y legítimas— tienen su origen en revelaciones sucesivas, venidas del mismo Dios: Hemos suscitado en el seno de cada comunidad a un profeta.
(Corán 16: 36)

El Corán menciona algunos de estos profetas, la mayoría pertenecientes a las tradiciones judía y cristiana, pero no únicamente. El profeta Muhámmad (paz y bendiciones sean con él) se inscribe en la lista de los mensajeros enviados por Allâh: Ciertamente, te hemos enviado con la verdad, como portador de buenas nuevas y como advertidor: pues no ha existido comunidad en el seno de la cual
no haya [vivido y] muerto un advertidor.
(Corán 35: 24)

El Corán afirma que todos los profetas gozan del mismo rango a los ojos de Allâh, y exhorta al musulmán a creer en todas las tradiciones reveladas y a no hacer distinciones entre los profetas: Di: “Creemos en Allâh y en lo que se ha hecho descender para nosotros, y en lo que se hizo descender para Abrahám, Ismael, Isaac, Jacob y sus descendientes, y en lo que Moisés, Jesús y todos los profetas han recibido de su Sustentador: no hacemos distinción entre ninguno de ellos. Y a Él nos sometemos.”
(Corán 3: 84)

Desde el momento en que las considera todas las religiones reveladas por el mismo Dios, sin que exista superioridad de ninguna de ellas sobre las otras, el musulmán tiene la obligación de creer en todas ellas.
El diálogo como una forma de vida es algo inherente a la tradición islámica y por supuesto el diálogo interreligioso es casi un mandato al que nuestro Sagrado Corán nos llama como musulmanes. Sólo a través del dialogo puede construirse una paz duradera.

El Mensaje del Corán respecto al pluralismo religioso nos sitúa en la perspectiva de la ‘unidad trascendente de las religiones’: diferentes en su forma, pero iguales en sus valores esenciales. A partir de esta identidad ontológica de todas las religiones como provenientes de la misma Fuente, se hace absurda toda disputa religiosa. Todos somos seres humanos en Dios y eso nos debe unir como comunidad (umma) universal y nos debe impulsar el trabajo conjunto para el encuentro y el diálogo genuino.

Por eso en nuestros días, a veces tan teñidos de acciones violentas donde la palabra Islam se confunde y se utiliza para llevar la bandera del caos, alejándose del verdadero origen (Islam, Salam, Paz), debemos tomar hoy mas que nunca, la bandera de la Paz.

Volver al origen, tomando conciencia que en el Sagrado Corán, la Paz es un valor absoluto, una de las aspiraciones naturales de todo ser humano, que implica nuestra realización como creyentes.

La búsqueda de la Paz es la búsqueda del equilibrio. No en vano, el propio Corán afirma que el islam es «el camino del medio», un camino intermedio en el cual la moderación debe ser la norma.

Que la paz y la misericordia de Dios descienda sobre la humanidad entera.

Salam- Shalom- Paz



DISCURSO DEL SANTO PADRE A LOS PARTICIPANTES EN LA CONFERENCIA INTERNACIONAL PARA LA PAZ (Extracto).

Al-Azhar Conference Centre, El Cairo - Viernes 28 de abril de 2017

Al Salamò Alaikum!

Es para mí un gran regalo estar aquí, en este lugar, y comenzar mi visita a Egipto encontrándome con vosotros en el ámbito de esta Conferencia Internacional para la Paz …

… Precisamente en el campo del diálogo, especialmente interreligioso, estamos llamados a caminar juntos con la convicción de que el futuro de todos depende también del encuentro entre religiones y culturas. En este sentido, el trabajo del Comité mixto para el Diálogo entre el Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso y el Comité de Al-Azhar para el Diálogo representa un ejemplo concreto y alentador. El diálogo puede ser favorecido si se conjugan bien tres indicaciones fundamentales: el deber de la identidad, la valentía de la alteridad y la sinceridad de las intenciones. El deber de la identidad, porque no se puede entablar un diálogo real sobre la base de la ambigüedad o de sacrificar el bien para complacer al otro. La valentía de la alteridad, porque al que es diferente, cultural o religiosamente, no se le ve ni se le trata como a un enemigo, sino que se le acoge como a un compañero de ruta, con la genuina convicción de que el bien de cada uno se encuentra en el bien de todos. La sinceridad de las intenciones, porque el diálogo, en cuanto expresión auténtica de lo humano, no es una estrategia para lograr segundas intenciones, sino el camino de la verdad, que merece ser recorrido pacientemente para transformar la competición en cooperación.

Educar, para abrirse con respeto y dialogar sinceramente con el otro, reconociendo sus derechos y libertades fundamentales, especialmente la religiosa, es la mejor manera de construir juntos el futuro, de ser constructores de civilización. Porque la única alternativa a la barbarie del conflicto es la cultura del encuentro, no hay otra manera ...

… En este sentido, volviendo con la mente al Monte Sinaí, quisiera referirme a los mandamientos que se promulgaron allí antes de ser escritos en la piedra. En el corazón de las «diez palabras» resuena, dirigido a los hombres y a los pueblos de todos los tiempos, el mandato «no matarás» (Ex 20,13). Dios, que ama la vida, no deja de amar al hombre y por ello lo insta a contrastar el camino de la violencia como requisito previo fundamental de toda alianza en la tierra. Siempre, pero sobre todo ahora, todas las religiones están llamadas a poner en práctica este imperativo, ya que mientras sentimos la urgente necesidad de lo Absoluto, es indispensable excluir cualquier absolutización que justifique cualquier forma de violencia. La violencia, de hecho, es la negación de toda auténtica religiosidad. 

Como líderes religiosos estamos llamados a desenmascarar la violencia que se disfraza de supuesta sacralidad, apoyándose en la absolutización de los egoísmos antes que en una verdadera apertura al Absoluto. Estamos obligados a denunciar las violaciones que atentan contra la dignidad humana y contra los derechos humanos, a poner al descubierto los intentos de justificar todas las formas de odio en nombre de las religiones y a condenarlos como una falsificación idolátrica de Dios: su nombre es santo, él es el Dios de la paz, Dios salam. Por tanto, sólo la paz es santa y ninguna violencia puede ser perpetrada en nombre de Dios porque profanaría su nombre.

Juntos, desde esta tierra de encuentro entre el cielo y la tierra, de alianzas entre los pueblos y entre los creyentes, repetimos un «no» alto y claro a toda forma de violencia, de venganza y de odio cometidos en nombre de la religión o en nombre de Dios. Juntos afirmamos la incompatibilidad entre la fe y la violencia, entre creer y odiar. Juntos declaramos el carácter sagrado de toda vida humana frente a cualquier forma de violencia física, social, educativa o psicológica. La fe que no nace de un corazón sincero y de un amor auténtico a Dios misericordioso es una forma de pertenencia convencional o social que no libera al hombre, sino que lo aplasta. Digamos juntos: Cuanto más se crece en la fe en Dios, más se crece en el amor al prójimo. 

Sin embargo, la religión no sólo está llamada a desenmascarar el mal sino que lleva en sí misma la vocación a promover la paz, probablemente hoy más que nunca. Sin caer en sincretismos conciliadores, nuestra tarea es la de rezar los unos por los otros, pidiendo a Dios el don de la paz, encontrarnos, dialogar y promover la armonía con un espíritu de cooperación y amistad. Nosotros, como cristianos —y yo soy cristiano— «no podemos invocar a Dios, Padre de todos los hombres, si nos negamos a conducirnos fraternalmente con algunos hombres, creados a imagen de Dios».

Hermanos de todos. Más aún, reconocemos que inmersos en una lucha constante contra el mal, que amenaza al mundo para que «no sea ya ámbito de una auténtica fraternidad», «a los que creen en la caridad divina les da la certeza de que abrir a todos los hombres los caminos del amor y esforzarse por instaurar la fraternidad universal no son cosas inútiles». Por el contrario, son esenciales: En realidad, no sirve de mucho levantar la voz y correr a rearmarse para protegerse: hoy se necesitan constructores de paz, no de armas; hoy se necesitan constructores de paz, no provocadores de conflictos; bomberos y no incendiarios; predicadores de reconciliación y no vendedores de destrucción.

Asistimos perplejos al hecho de que, mientras por un lado nos alejamos de la realidad de los pueblos, en nombre de objetivos que no tienen en cuenta a nadie, por el otro, como reacción, surgen populismos demagógicos que ciertamente no ayudan a consolidar la paz y la estabilidad. Ninguna incitación a la violencia garantizará la paz, y cualquier acción unilateral que no ponga en marcha procesos constructivos y compartidos, en realidad, sólo beneficia a los partidarios del radicalismo y de la violencia.

Para prevenir los conflictos y construir la paz es esencial trabajar para eliminar las situaciones de pobreza y de explotación, donde los extremismos arraigan fácilmente, así como evitar que el flujo de dinero y armas llegue a los que fomentan la violencia. Para ir más a la raíz, es necesario detener la proliferación de armas que, si se siguen produciendo y comercializando, tarde o temprano llegarán a utilizarse. Sólo sacando a la luz las turbias maniobras que alimentan el cáncer de la guerra se pueden prevenir sus causas reales. A este compromiso urgente y grave están obligados los responsables de las naciones, de las instituciones y de la información, así como también nosotros responsables de cultura, llamados por Dios, por la historia y por el futuro a poner en marcha —cada uno en su propio campo— procesos de paz, sin sustraerse a la tarea de establecer bases para una alianza entre pueblos y estados. Espero que, con la ayuda de Dios, esta tierra noble y querida de Egipto pueda responder aún a su vocación de civilización y de alianza, contribuyendo a promover procesos de paz para este amado pueblo y para toda la región de Oriente Medio.

Al Salamò Alaikum!




CONSTRUCTORES DE PAZ
Para suscribirse al boletín: 



jueves, 10 de agosto de 2017

SABIÑÁNIGO AMIGA


Sabiñánigo AMIGA
58 JORNADAS INTERNACIONALES DE CONVIVENCIA

NOTA DE PRENSA 

“Sabiñánigo Amiga” organiza un concierto benéfico a favor de la ONG Escalibar

Los jóvenes de las Jornadas Internacionales limpian el camino de la ermita de Santa Lucía y cierran con éxito el Torneo de Basket. Además, llenan de música celta y solidaridad la plaza del Ayuntamiento de Sabiñánigo con la banda Sal150 en el concierto benéfico a favor de la ONG Escalibar el pasado domingo 6 de agosto y participan en una campaña de donación de sangre. 

El grupo Sal.150 animaron la noche solidaria con música celta

Más de doscientas personas acudieron ayer a la plaza del Ayuntamiento de Sabiñánigo y participaron en un concierto cuyo objetivo fue dar a conocer y promover la solidaridad a favor de la asociación de discapacitados Escalibar, que lucha en favor de los discapacitados del Alto Gallego y Jacetanía. Los fondos recaudados por la entrada solidaria ascendieron a 405€ que fueron entregados íntegramente a la ONG para promover sus fines. 

El concierto estuvo protagonizado por el grupo de música rock-celta Sal150, que fue acogido por el público con entusiasmo bailando al ritmo celta toda la noche. La concejala de Cultura Berta Fernández tuvo unas palabras de bienvenida para el público, le siguió la directora Maria José de Escalibar, que rodeada de varios chicos con discapacidad, dio unas palabras de agradecimiento al equipo de “Sabiñánigo Amiga” y al público asistente, por organizar el concierto a favor de la asociación y participar en el desarrollo de la integración social de los discapacitados. 

Jugadores del Torneo de Basket en el Polideportivo Municipal de Puente Sardas

Desde el día 1 de agosto se están celebrando estas Jornadas Internacionales con jóvenes evangélicos de varios países que han llegado a Sabiñánigo con un propósito solidario. Las actividades comenzaron con voluntariado social, limpiando el camino de la emita de Santa Lucía. Por las tardes, en el Polideportivo Municipal se realizó un Torneo 3x3 de basket enfocado en valores y un Taller de Inglés Conversacional en el Aula grande de la UNED. También, han promovido y participado en una campaña de donación de sangre en el Centro de Salud el lunes 7 de agosto. Las Jornadas "Sabiñánigo Amiga" continúan esta semana con la el programa de animación a la lectura, el Festival de la Biblia, donde los más pequeños disfrutarán en la Plaza Santa Ana los días 8, 9 y 10 de julio a las 11'30 horas con pintacaras, payasos, guiñol, historias y manualidades. El miércoles 9 se proyectará la película Resucitado en la Plaza Francisco Javier a las 22'00 horas. Todas estas actividades se llevan a cabo para compartir el amor de Dios de forma práctica, motivar a la lectura de la Biblia y exponer la alegría de ser cristiano a todos.

El grupo después del voluntariado social en el camino a la ermita Santa Lucía


FUENTE:
Nota de prensa de Sabiñánigo AMIGA



miércoles, 9 de agosto de 2017

PEDRO TARQUIS PRESENTA EL PROGRAMA DEL 500 ANIVERSARIO DE LA REFORMA


"Esperamos que los actos conmemorativos sean un testimonio de que somos una Iglesia viva"

"La protestante es una Iglesia con muchísima juventud y muy comprometida con la sociedad" 

Entrevista realizada a Pedro Tarquis 
por Jesús Bastante, 
publicada en Religión Digital

Este año celebramos el 500 aniversario de la Reforma protestante. Un punto de inflexión en la historia de Europa, y una efeméride muy especial para los dos millones de evangélicos que residen en España, tal y como nos contó Pedro Tarquis, bloguero en Religión Digital e integrante del comité organizador de los actos conmemorativos que se celebrarán en este país.

Pedro Tarquis
Hoy nos acompaña Pedro Tarquis, médico, bloguero en Religión Digital, protestante y uno de los responsables del comité asesor de los actos de los 500 años de la reforma en España. 


En algunos lugares, en la Iglesia Católica y en otros sitios, se habla sobre la diferenciación entre celebrar y conmemorar. Es una efeméride y hay que recordarla, unos con más alegría y otros con menos, yo no entiendo por qué no se tiene que celebrar.

Sí, las palabras cobran diferente sentido según uno quiera. Pero, en definitiva, lo que hacemos es recordar un punto en el que cambió la historia de la Europa de aquel momento, y como consecuencia, el mundo entero.



¿Qué celebramos/conmemoramos/recordamos?

El hecho en sí, puntual, que sale en las películas, es cuando en 1517, el 31 de octubre, el monje Martín Lutero clavó 95 tesis en las puertas de la Iglesia del Palacio de Wittenberg, fundamente en contra de lo que era la venta de indulgencias que se estaba produciendo, claramente, como un negocio para construir la Basílica de San Pedro.

A partir de ahí, las bases teológicas en las que se apoyaba para cuestionar esto fueron avanzando y derivaron en cuestionar un gran número de aspectos de lo que era la estructura eclesiástica; el papel del Papa, el papel intermediario de la Iglesia y, sobre todo, lo concluyó siendo "solo fe, solo gracia, solo escritura", que significaba que la Biblia estaba por encima de la tradición y del magisterio, que tienen su valor pero supeditado a la Biblia. Y a partir de ahí, ya se montó el pollo, que dirían hoy los jóvenes.

Se montó un buen cirio, que 500 años después sigue ahí pero de una manera un poco más civilizada. Como también las sociedades lo son, por fortuna.

Civilizado, debe ser por definición porque, si no, estaríamos contradiciendo lo que es el propio espíritu del Evangelio. Y en ese sentido, las diferencias creo que permanecen. Pero, lo que es la relación, yo creo que sí, que claramente ha mejorado.

Luego hablaremos de esa relación, porque siempre que entrevistamos a alguien no católico, tendemos a hablar de ecumenismo y de unidad. Que está muy bien, pero vamos a centrarnos en los actos de celebración de los 500 años de la Reforma en España. 

¿Cómo os planteáis este acontecimiento desde FEREDE y desde las distintas confesiones cristianas en España?

Hay muchos actos; en todas las autonomías y ciudades se está celebrando. En España, y fuera de España, también. Hace poco, en la Puerta de Brandeburgo estuvieron Merkel y Obama, dos protestantes, con motivo de este V Centenario. 

Pero los dos actos centrales son, un congreso que va a haber ahora del 11 al 15 de julio, aquí en Madrid, con muchísimas actividades. Y después, como es lógico, el 31 de octubre, con un con un culto de conmemoración.

Del 11 al 13 de julio habrá, sobre todo jóvenes, acudirán 2.000 o 3.000 jóvenes a las calles de Madrid, habrá flashmob y diferentes actividades. 

Y después, habrá un congreso con una parte cúltica y otra de deliberación de quiénes somos, qué queremos y a dónde vamos, en base a los principios de la Reforma aplicados a cuestiones de hoy en día, porque la Biblia no habla de todas las cosas, sino de principios que hay que aplicar.


¿Y en octubre?

Posiblemente, tengamos dos celebraciones, porque hay una que va a ser retransmitida por TVE y tiene que ser un sábado, que sería el 28 de octubre. Y después, queremos hacer uno formal, el 31 de octubre, de cara a la sociedad y a las autoridades.


España es un país donde la Reforma no caló por muy diversas razones. Pero hoy, hay una presencia de evangélicos y de distintas ramas del protestantismo, bastante potente. No es una cuestión hablar de números, sino de presencia. ¿Cuál es la presencia?

De la presencia se habla según el criterio con el que valoremos: de afiliados, hablando como si fuera un partido político, o simpatizantes o área social. Si hablamos en términos numéricos, habría unos 2.000.000 de personas evangélicas, que incluye residentes en España, nacidos en España, y también inmigrantes, pero estos últimos, no creo que sean más del 40%. Y residentes de Europa, tanto del este, sobre todo rumanos. Y alemanes, que residen en España más de seis meses, es decir que cotizan y votan aquí.

Una presencia potente.

Y además, nuestras parroquias funcionan con una intensa actividad local que cubre muchos aspectos, como es la ayuda a las personas. Los inmigrantes reciben una ayuda para la integración. Tenemos ayuda social hasta en las iglesias más pequeñas. Incluso, cuando hay iglesias que se agrupan en lo que son denominaciones, hay una actividad intensa. 

Hace poco, FEREDE  hizo un inventario de cuánto dinero cubre la Iglesia Evangélica en España, y está a nivel de Cruz Roja, Médicos sin Fronteras, etc., subvencionado por nosotros mismos.

Es una de las Iglesias-ejemplo de que es posible la auto-financiación. Aunque es cierto que no estaría de más algún tipo de reconocimiento por parte del Estado.

Nosotros tenemos dos líneas, una, que es la famosa casilla. Y otra, que tiene bastantes personas que la apoyan, y que sería que nos desgravasen como si fuéramos una fundación. Es decir: sostenemos la Iglesia, la obra social, a los pastores y el local de culto, pero se nos reconoce solamente una parte de todo ese dinero que damos. Y nos gustaría que eso se desgravara como si se tratase de una fundación. Al fin y al cabo, es un bien social, altruista.

Pretendía no hablar de la Iglesia Católica todavía, pero el viernes pasado alguien nos aseguraba que las exenciones fiscales de la Iglesia están dentro de la ley de mecenazgo y de fundaciones, etc., en la que están todas las confesiones religiosas que tienen acuerdo con el Estado. FEREDE lo tiene. 

Tiene el acuerdo con el Estado, pero, a nivel económico, lo único que hay es una ayuda directa de la Fundación Pluralidad y Convivencia. De cualquier forma, no hay una desgravación, como la de la ley de mecenazgo. Ya nos gustaría, porque damos cantidad de dinero. Nosotros, sostenemos prácticamente al 100% nuestras iglesias.

Es solo para que sepa, por si alguien piensa que la información no es totalmente cierta. Conviene dejarlo claro.

Estamos hablando de 2.000.000 de fieles y, ¿de cuántas iglesias?

Sé que en Madrid hay 300 iglesias y, a nivel nacional, es la Iglesia que tiene más templos después de la católica. Además, es la que más crece en España. Más que musulmanes incluso y que judíos, que son una minoría. Pero el número, no sé si serán 3.000. Lo estoy diciendo un poco imprecisamente. 

Más allá de los números, en el ámbito político, cultural y social, todavía es muy desconocida.

Sí, ahí tenemos un déficit. Creo que tampoco podemos echarle toda la culpa a la sociedad, porque en parte es responsabilidad nuestra. Pienso que uno de los factores responsables, en este sentido, es que estamos tan involucrados a nivel local, con tantas actividades de conferencias y de predicar el Evangelio que al final no te queda tiempo, prácticamente, de salir hacia afuera. Lo estamos intentando. Estamos teniendo relación con los partidos, a los que, generalmente, les interesa más el número de votos. 

¿Cómo crees que os ven los partidos políticos y la sociedad?

Yo pienso que aquella parte de partidos políticos que tienen compromiso social, nos valoran muchísimo. Esto es interesante porque ven la labor que hacemos, que es una labor de base. Los que están alejados de eso, nos ven como una religión un poco foránea. 

¿Sigue existiendo esta relación de no-católico con extranjero? 

Sí, por lo menos de extraño. Y además, junto a un profundo desconocimiento. Yo creo que hoy día hay un desconocimiento de la cultura y la religión católica, bastante grande. A veces, leo cosas y pienso: "qué barbaridad, decir esto de los católicos", porque no tiene nada que ver. Y ya no digamos de los evangélicos. A colación de esto, se suele contar lo que dijo aquella vez Carrillo cuando habló a un evangélico: "Mire, no creo en la religión católica, que es la verdadera, así que, mucho menos en la suya".

Nos pasa muy a menudo; el otro día, no voy a decir quién, pero un alto cargo del Gobierno con el que coincidí en la celebración del 2 de mayo, a quien le dije: "Díganos algo del 500 aniversario de la Reforma" me contestó: "pues, cumpleaños feliz".


Estamos hablando de 500 años, que hay pocas instituciones a nivel global que puedan decir que han perdurado tanto en el tiempo. La Iglesia Católica Romana, evidentemente sí que lo es, pero las Iglesias de la Reforma también.

¿Cómo se está celebrando en otros países del mundo?

En general, con mucha intensidad. Alemania desde luego, que tiene a la propia Merkel, que es hija de un pastor protestante, Obama, que asiste a una iglesia protestante en EE. UU. y tienen actos continuamente. En los países nórdicos, también. En Latinoamérica, donde hay muchos evangélicos, ellos han recuperado esas raíces. 

Decías de los 500 años de la Reforma; puntualizar que la Reforma, lo que intentó fue volver al cristianismo primitivo. No es que fuera una nueva religión o una nueva Iglesia. En Brasil, han sacado un sello conmemorativo. Y en países como República Centroafricana, Namibia...


Hasta en el Vaticano han sacado un sello. Sin embargo, por lo que contabas el otro día, no ha habido ninguna actuación en España, en este sentido.

Fue muy doloroso. Se ha demostrado, un poco, que todavía la gente vive de espaldas al hecho cultural protestante, ya no digo la religión. Sigue siendo indiferente. Siendo, en todo el mundo un acto tan importante. 

Nosotros pedíamos que en el sello figurase la portada de la Biblia del Oso, que, como sabes, es la primera traducción al castellano de los textos originales, y que Muñoz Molina, hace poco, en un encuentro que tuvimos al que tú también asististe, dijo sobre ella que era una joya literaria equivalente al Quijote; algo cultural e histórico que, además España tiene una deuda ahí adquirida. 

Dijeron que no, a pesar de que lo pidieron FEREDE, Alianza Evangélica y todas las denominaciones. Yo creo que fue un clamor popular como nunca había habido, y se lo dieron al Camino de Santiago y al cardenal Cisneros, que ya tienen muchos sellos. Te duele porque, aunque no creo que hay mala intención, sí que hay ausencia de buena voluntad.


Ya, pero tampoco es una cuestión económica, se deben de fabricar muchísimos sellos en este país y la dedicación de alguno a los 500 años de la Reforma, tampoco sería ninguna herejía, hablando en broma. 

Vosotros habéis solicitado al Ministerio de Justicia que el 31 de octubre fuera una fecha significativa, también. O bien en el calendario laboral o en el calendario de efeméride.

Bueno, esto, no nos importa. Al revés, yo creo que el día de la Reforma, con la ética protestante del trabajo, me parece muy bien que no sea festivo. Sería una contradicción. Pero sí nos gustaría que constara en el calendario. Hay tantos santos y tantas efemérides de tanto tipo, y que no haya algo que, de alguna forma, enlace con la historia de los protestantes en España, pues es triste. 

Pedíamos algo como una efeméride, que figurase en el calendario, que lo recuerde. Igual que hay un día de la mujer maltratada o de los minusválidos. 

Y, ¿se ha negado? ¿No hay respuesta?

Se está estudiando. Eso puede significar cualquier cosa, pero, por lo menos no es un no, de momento. 

En Madrid se celebran, como bien decías, buena parte de los actos centrales. ¿Cuál está siendo la acogida y la colaboración de las administraciones? Tanto de la local como de la regional.

La Comunidad de Madrid nos está acogiendo bastante bien. Sí que hay un apoyo. El ayuntamiento de Madrid, nos está costando; no hay esa fluidez que esperábamos en cuanto a permisos. Sí que nos los han concedido finalmente, pero ha sido una labor difícil de tramitar. Aunque tampoco podemos decir que haya habido una obstaculización para la Fiesta de la Esperanza, que será el sábado en la plaza de Neptuno. Estamos contentos, en general. Pero, la que se ha comportado bien es la Comunidad de Madrid.


Esperáis que esos actos permitan una visibilización del movimiento de la Reforma y que se pueda conocer y normalizar (aunque sea una palabra horrible) vuestra presencia en un país, en el que primero se persiguió, luego se ignoró y ahora está también un poco marginado.

Tampoco estamos obsesionados por tener esa visibilidad. La normalidad la encontramos en la labor que hacemos día a día y la ganamos en nuestros barrios, en nuestros sitios. Pienso que eso se consigue. Ahora bien, yo creo que cualquier colectivo la quiere, porque es importante para una proyección hacia a fuera. 

Este congreso tiene una parte hacia adentro; nosotros no tenemos conferencia episcopal, no tenemos dogmas inamovibles salvo las verdades básicas de la fe. Y este congreso, que se hace cada ocho o diez años, sirve para que diferentes familias protestantes que habitualmente no estamos cerca, debatamos sobre temas de actualidad y nos pongamos al día, confrontemos ideas, y, a lo mejor, hasta discutamos con respeto. Eso es la parte interna, que es muy importante.

En cuanto a la parte externa, sí esperamos que, por un lado, nuestros jóvenes, que son muy activos, darán sangre, habrá flashmob en diferentes lugares de Madrid, conciertos, música en la calle y esperamos que eso sea un testimonio de que somos una Iglesia viva. No somos una Iglesia de gente mayor, es una Iglesia con muchísima juventud y muy comprometida con la sociedad. 

Y después, estará el Congreso en la parte cúltica, que es importante, "Abracen a Dios", de buscar a Dios también, de nuestra forma más desenfadada y menos rigurosa. Y luego, una parte con autoridades; van a venir evangélicos de Europa y de Latinoamérica también. 

Es un encuentro en el que esperamos que también haya esa presencia institucional que avale el hecho del protestantismo español, que hace 500 años fue perseguido y la gente o murió o fue exiliada. Aunque siempre ha habido un hilo de continuidad y, de hecho, en cuanto ha habido libertad, aquí hemos estado.


Hablábamos de esa vuelta a la raíces de la Biblia que intentó Lutero. De ahí también viene la catolicidad del movimiento de la Reforma. Esa catolicidad, no deja de ser un ansia de aquel pasaje evangélico que siempre utilizamos en la Semana de Oración por la Unidad, de que "todos sean uno para que el mundo crea". 

¿Es posible pensar en eso, y cómo es posible pensar en esa unidad? Entiendo que ya no estamos en una fase en la que tengamos que hablar de absorción por parte de Roma o al revés, ni de la desaparición de las distintas denominaciones.

Hay un ecumenismo entre evangélicos; lo practicamos con sus tensiones internas, pero es un ecumenismo ágil, vivo y que existe, entre posturas y visiones que coinciden en lo esencial, pero que, a veces, difieren en aspectos secundarios que cada cual considera importantes. 

Con la Iglesia Católica, y sobre todo con el Papa Francisco, se han establecido muchísimos debates y actos públicos. Francisco es una figura que ha cambiado el talante de la Iglesia Católica y, evidentemente, eso ha destensado la relación y ha favorecido una cordialidad y una cercanía. 

Ahora bien, a veces la gente se queda en la superficie: el que no haya tensión y que incluso haya cierta empatía y valoración del otro en aspectos como que compartimos la misma Biblia y tenemos valores éticos que coinciden. Pero después, en lo esencial, no ha cambiado nada.


Sí que es cierto que, aunque no ha habido una rehabilitación formal de Lutero (quién sabe si es otra de las sorpresas que nos esperan en este pontificado) ,llevamos un año y medio en el que el Papa, cuando sale el tema de la Reforma, sí que da la sensación de dar unos pasos muy hacia adelante, de reconocer que lo que hizo Lutero fue poner, negro sobre blanco, la miseria de la propia Iglesia, y que habría que aprender de ello. Eso, sí lo ha dicho.

También nosotros tenemos nuestras miserias; el ser humano es así. Pero es que si Lutero fuera rehabilitado, el Papa dejaría de existir como tal. Entonces, ese paso lo veo muy complicado.

Lo que pasa es, que al principio (no sé si será una discusión que tendremos otro día), Lutero no quería una ruptura con Roma, ni siquiera que se acabara el papado. Cuando planta esas tesis, lo que quería era una vuelta y una renovación profunda de lo que era la Iglesia, una lucha contra la corrupción y, en ese sentido, Francisco es muy luterano. Una de las bases de su pontificado es esa lucha fratricida contra la corrupción, especialmente en el interior de la propia Iglesia.

En el papel de la escritura, sí que pretendía. No acabar con el papado, pero que el papado no podía ser como se entendía entonces, ni como se entiende hoy. Tenía que ser una figura totalmente diferente. Y eso, me parece imposible porque sería acabar con los sacramentos, la confesión, en fin, muchos aspectos que, si se produjeran, abiertos al diálogo estamos.


Pero, podía pensarse una comunión sin absorción. 

Habría comuniones, común unión. Eso, hoy día, lo veo imposible salvo en alguna denominación evangélica muy superficial, a la que no le importe el trasfondo. Yo diría que el 90% de los evangélicos protestantes en el mundo entero, no solo en España, serían absolutamente contrarios por las grandes diferencias. Sería como decir que el PP y Podemos, como tienen la misma constitución podrían unirse en un mismo partido.

Yo no hablo de unirse en un mismo partido, pero sí, de participar del mismo juego democrático con plan de igualdad. 

Eso, sí.

Es lo que sí podría enseñarnos esta legislatura, si hablamos políticamente. Porque al final, estamos obligados a entendernos para llegar a acuerdos.

Eso es lo que se llama la co-beligerancia a y la buena relación. Yo pienso que eso, no solo es deseable, sino que es un imperativo. Pero de ahí a la comunión como tal, veo todavía muchos aspectos, como institución, difíciles de casar. Después las personas, no puedo juzgar; ni puedo decir que todos los evangélicos sean creyentes ni que todos los católicos no lo sean, en el sentido de un verdadero cristiano. 

Pero como verdades fundamentales de la fe, creo que ahora mismo hay una separación demasiado grande como para pensar en una unión.

No te veo muy optimista entonces, respecto a este tema.

No, pero tampoco pesimista. Cada cual tiene su identidad y sobre todo,que la Reforma no solo fue Lutero, fueron después Zwinglio, Calvino, Melanchthon, Knox... mucha gente. Lo que al final se acaba defendiendo no es solamente un dogma o una doctrina, sino una experiencia con Jesús. A veces parece que dependemos mucho de una institución. 

Nosotros creemos que Jesús fue un hombre real, que creemos que era Dios y que creemos que murió (es una evidencia que lo dicen los historiadores de aquel tiempo). Y que resucitó y está vivo. 

Esa experiencia con el Jesús, es la que a mí me hizo ser protestante sin saber que estaba abrazando esta fe. Y creo que esa es la esencia. A veces discutimos mucho los dogmas y nos olvidamos de Jesús. Y a partir de ahí, para esa relación con Jesús, el "solo fe", "solo gracia" y el "Jesús del Evangelio", eso, sí que es fundamental. Pero lo va a ser la relación con Jesús, no pelearnos como religiones o como Iglesias.


Tal vez, en lugar de esa frase de "todos sean un uno para que el mundo crea", sea mejor aquella de Jesús de "cuando dos o tres estén reunidos en mi nombre, ahí estaré yo entre vosotros".

Sí. O como cuando Jesús resucitó y le dijo a Tomás: "toma, toca", y cuando vio que aquel Jesús era el mismo en el que él decía no creer porque había muerto, se puso de rodillas y dijo: "Señor mío, Dios mío". Yo creo que es la experiencia básica, y que debe ser una experiencia diaria también, de la vida cristiana.

Hay una web del 500 aniversario. Ahí están todas las actividades y todos los actos.

Esperamos que sea todo un éxito. Lo contaremos y esperamos que tú también, a través de "Protestante Digital", nuestra página hermana.

ENLACES:

Web del 500 aniversario

Protestante Digital


Sí. Estamos muy involucrados. Decir, aunque es obvio, que si hay un medio que nos da normalidad y nos sentimos cercanos, que hay una clara empatía y un trato justo, es con Religión Digital. Os apreciamos y os agradecemos muchísimo poder estar.


Lo mismo por nuestra parte. Pero sobre todo y aunque no existiera. Porque entendemos que en la información religiosa hay dos puntos: "información" y "religiosa", y tenemos que hablar de todas las confesiones. Y aparte, tenemos un camino en común que recorrer, que se antoja apasionante 500 años después, y lo que queda.

Y después, poder convivir en Religión Digital todos los blogs que hay, con tantas tendencias. Estamos ahí todos y, de momento, no nos hemos pegado nunca.

Bueno, alguna vez hay que poner orden, pero eso también forma parte de la vida y de la normalidad.

Pedro, ha sido un auténtico placer, que sea un éxito y que sirva para que podamos encontrar puntos en común, creyentes y no creyentes. Y poner de manifiesto que el mensaje de Jesús sigue vivo y ofreciendo respuestas a esta sociedad y a las que vienen. De que somos corresponsables de construir el mundo desde nuestra fe. Conmemoremos juntos la Reforma, porque sí que hay algo que conmemorar.

FUENTE:
http://www.periodistadigital.com